Barakaldo recupera tras siete años el proyecto urbanístico de La Dinamita

Bruesa, que entró en concurso de acreedores en 2011, había comenzado a construir en 2009 cuatro bloques con 48 viviendas. / LUIS CALABOR
Bruesa, que entró en concurso de acreedores en 2011, había comenzado a construir en 2009 cuatro bloques con 48 viviendas. / LUIS CALABOR

La promotora madrileña Aelca, que comenzará a urbanizar en marzo y a edificar en septiembre, prevé 311 viviendas, de las que 139 serán chalés

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

En los enormes esqueletos que dejó la ruina urbanística del malogrado proyecto de La Dinamita, en Barakaldo, está a punto de surgir la vida. Ocho años después de que se paralizaran los trabajos de construcción, y siete tras la entrada de Bruesa en concurso de acreedores, la promotora Aelca retomará el proyecto de edificación. En total, la empresa madrileña tiene previsto levantar allí 311 viviendas, de las que 139 serán chalés.

La primera fase dará comienzo en septiembre de este año y aprovechará los cuatro bloques que se habían empezado a levantar en 2009 y cuyas obras quedaron detenidas en verano del año siguiente. El objetivo de Aelca es que estas primeras casas se entreguen para el tercer trimestre del 2020.

La primera fase que se comercializará ahora incluirá un total de 90 pisos, de entre 2 y 3 dormitorios, con un precio que partirá de los 173.000 euros más IVA. También habrá aquí 22 viviendas unifamiliares. Estos chalés tendrán 3 y 4 dormitorios y se podrán comprar desde los 333.000 euros más IVA.

Antes incluso de que se retome la edificación, a comienzos de este próximo mes de marzo, ya empezarán los trabajos de urbanización en la zona. Aelca señaló que se mantendrá el diseño original, únicamente con adaptaciones interiores para adecuarse «a las necesidades actuales del mercado». «El proyecto del sector de La Dinamita se ha respetado en su totalidad desde el punto de vista urbanístico: la red de viales, la morfología de los bloques de viviendas tanto plurifamiliares como unifamiliares... De esta manera, se conserva la implantación ya aprobada en su momento por el Ayuntamiento de Barakaldo, que favorece los espacios verdes y una imagen de conjunto integrada con el entorno y visualmente atractiva desde la población», aseguraron a EL CORREO desde la promotora.

La comercialización de las viviendas tampoco se hará esperar y dará su pistoletazo de salida el próximo viernes desde una oficina de ventas que ya ha sido acondicionada y que está próxima a la zona de construcción, en la calle La Siebe. Ayer se acometían allí los trabajos para la próxima colocación de los carteles que darán a conocer la promoción.

La entrada de Aelca dibuja un futuro para el entorno de La Dinamita después de que Bruesa dejara el proyecto inconcluso al inicio de la crisis. La empresa guipuzcoana, que todavía preveía construir 260 viviendas entre pisos y chalés, había levantado 200 pisos protegidos en La Siebe y 32 viviendas unifamiliares, y había enfrentado, no sin grandes demoras, los realojos de más de 80 familias para poder despejar el camino a la promoción. Algunos de estos antiguos residentes pasaron hasta siete años en barracones prefabricados, donde se había fijado una estancia máxima de tres años, a la espera de poder acceder a su vivienda. También se dio paso a un centro de día para mayores, abierto en 2014.

Libre de cargas

Las familias que aguardaron durante años a su realojo no fueron las únicas víctimas de la operación. Una treintena de compradores, que adelantaron cantidades de en torno a 60.000 euros por sus viviendas, tuvieron que recurrir a dos despachos de abogados para ejecutar los avales y poder recuperar su dinero.

Aelca adquirió los suelos de la sociedad concursada en diciembre del pasado año, previa autorización judicial. «Se han comprado libres de cargas», señalaron en la promotora, fundada en 2012.

La historia del desarrollo de La Siebe se remonta a 1997. Fue entonces cuando el Ayuntamiento fabril anunció el proyecto, que abarcaba un terreno de 170.000 metros cuadrados, incluyendo el solar para las 200 viviendas protegidas, en su mayoría de propiedad municipal. La venta se le adjudicó en 2002 a Bruesa. Un año más tarde, el 7 de marzo de 2003, se puso la primera piedra de este megaproyecto.

Los cuatro bloques del llamado mirador del Basatxu, muy próximos a las instalaciones que el Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales, Osalan, tiene en el municipio, se pusieron en marcha después de un parón de más de cinco años en la ejecución de las obras. En ellos estaban previstas 48 viviendas.

En cambio, en los últimos siete años el entorno se ha convertido en un vertedero incontrolado donde se acumulan escombros de obra, muebles, colchones y neumáticos viejos. Pintadas en las paredes y restos de basura acumuladas dentro de las estructuras dan testimonio del uso que ha tenido en este tiempo, a la espera de que regresaran las obras.

Es el tercer proyecto que se «reactiva» tras Burtzeña y Sefanitro

La alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, se felicitó por el regreso de las obras a la zona de La Siebe tras las gestiones realizadas. «A la llegada a la Alcaldía nos encontramos tres grandes proyectos urbanísticos que nos propusimos reactivar: la plaza y el frontón de Burtzeña, Sefanitro y La Dinamita. En estos momentos los tres se encuentran en marcha», celebró.

Del Campo señaló que una empresa mostró su interés por adquirir y recuperar el proyecto. «Sólo les puse una condición, que respetasen los acuerdos que Bruesa tenía con Barakaldo: urbanizar la zona y realojar a las familias que residían en la zona», remarcó la regidora municipal, quien también recordó que los vecinos ganarán nuevas zonas de esparcimiento y servicios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos