Barakaldo obligará a conservar la fachada de Bide Onera en el nuevo edificio de viviendas

Barakaldo obligará a conservar la fachada de Bide Onera en el nuevo edificio de viviendas

El Ayuntamiento fija como requisito cambiar el Plan Especial presentado por la cooperativa para que se mantenga el diseño de Ismael Gorostiza

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

El emblemático edificio de Bide Onera en Barakaldo dará paso a una importante promoción de viviendas, pero su tradicional imagen no abandonará del todo la localidad fabril. El Ayuntamiento ha marcado la conservación de la fachada del histórico inmueble como condición para aprobar el proyecto presentado por la cooperativa. El Consistorio había consultado al departamento de Patrimonio Cultural del Gobierno vasco la posibilidad de reformar la fachada para mantenerla en pie. Tras una visita al inmueble que los técnicos llevaron a cabo en la mañana del lunes, estos recomendaron su mantenimiento.

El Plan Especial de ordenación urbana que Bide Onera había remitido al Gobierno vasco ya contemplaba esta posibilidad, aunque las recomendaciones de los expertos incluidas en el documento proponían sustituir los materiales y optar por una réplica exacta que se adaptara a las exigencias del actual Código Técnico de la Edificación. Entre otros aspectos, señalan que los miradores y los balcones «no cumplirían las solicitaciones actuales» y plantea dudas sobre la cimentación.

Con todo, el informe recuerda en sus conclusiones que «Bide Onera es un edificio con un valor patrimonial suficiente para justificar una cierta protección». Aunque no figura en el catálogo del Gobierno vasco, el Plan General de ordenación urbana de Barakaldo autoriza únicamente intervenciones de restauración, conservación y consolidación. «El Ayuntamiento debe apostar por la conservación del patrimonio arquitectónico. Se trata de un edificio de 90 años, creado por Ismael Gorostiza. Forma parte de nuestra historia, de nuestro ADN», reclamó el concejal de Urbanismo, Infraestucturas y Servicios Municipales, Jon Andoni Uria.

La venta del edificio es el principal punto del plan de viabilidad para mantener viva la cooperativa

El edil señaló que han pedido a la cooperativa que modifique el Plan Especial presentado al Ejecutivo autonómico para adaptarlo a la exigencia de mantener la fachada. Cuando tenga el visto bueno de Medio Ambiente, le seguirá su aprobación en la Junta de Gobierno Local del Consistorio y su ratificación por el pleno.

Sigue el supermercado

Al edificio original levantado por Ismael Gorostiza se le añadió otro del arquitecto César Sans en 1991. En total, aportan más de 5.000 metros cuadrados para el futuro proyecto urbanístico, de los que unos 1.300 tendrán uso terciario para dar continuidad al supermercado que Bide Onera mantiene abierto en las instalaciones, y que actualmente tiene unos 600 metros cuadrados. «Nuestro objetivo, si podemos, es mejorar», manifestó el gerente de la cooperativa, Luis Alberto Bercianos.

En junio, Bide Onera entró en concurso de acreedores y a finales de agosto llevó a cabo un ERE para reducir su plantilla en 26 personas y cerrar la mayoría de las plantas del edificio que tiene en Barakaldo. Estas medidas forman parte de su plan de viabilidad. Bercianos destacó ayer que la venta del inmueble para uso residencial es «el punto principal» del mismo. Mientras duren las obras, el supermercado será trasladado. Sin embargo, advirtió que «este proyecto todavía está dando los primeros pasos a nivel administrativo».

Fotos

Vídeos