Barakaldo lidera la tasa de delitos en los municipios de 25.000 a 250.000 habitantes

El lunes se cubrirán las cinco bajas de la Policía Local. / PEDRO URRESTI
El lunes se cubrirán las cinco bajas de la Policía Local. / PEDRO URRESTI

UGT denuncia en Osalan las instalaciones de la Policía Local, con grifos de agua que gotean, humedades, tuberías al aire y cables colgando

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

La situación de la Policía Local y la criminalidad en Barakaldo vuelven a ser motivo de disputa. Tras las declaraciones realizadas el miércoles por la alcaldesa, Amaia del Campo, y el jefe del cuerpo, José Félix Segurola, en las que anunciaban la incorporación este próximo lunes de 5 agentes que cubrirán las vacantes que había en el cuerpo -con 141 efectivos- y la disminución en el número de incidentes registrados por la Ertzaintza, el PSE advirtió ayer de que el municipio fabril lidera la tasa de delitos en los municipios vascos de entre 25.000 y 250.000 vecinos. En 2017 sumó 44,56 infracciones penales por cada mil habitantes, frente a los 35,94 de Sestao, los 30,96 de Portugalete ó los 24,49 de Santurtzi.

A la advertencia de los socialistas se le suma además la denuncia que el sindicato UGT presentó el lunes ante el Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales, Osalan, por el «pésimo» estado en el que se encuentran las instalaciones de la Policía Local, las «deficiencias del sistema de comunicación en las motos» y la «ineficacia de la ropa impermeable».

Entre otros riesgos para la salud de los agentes, UGT apuntó la existencia de una ducha para cien agentes, un puesto de guardia con corrientes de aire, trampas para ratas y grifos de agua que gotean en el garaje, donde también se acumulan objetos incautados, cables colgando y un sistema de ventilación estropeado en la sala de transmisiones, humedades en el armero, suciedad general, tuberías al aire y falsos techos agrietados y a los que les faltan trozos. El equipo de gobierno municipal ya señaló en el pasado que había redactado un proyecto de mejoras, a la espera de que el presupuesto permita ejecutarlo, ya que han priorizado otras inversiones como adquirir nuevos vehículos.

La Ertzaintza registró 4.470 infracciones penales en 2017; bajó el 3,7% respecto al 2016

Agresiones sexuales

En cuanto a las tasas de delincuencia que arroja el balance de la Ertzaintza, el PNV y el PSE hicieron ayer lecturas opuestas. La portavoz socialista, Ana Belén Quijada, criticó que las agresiones sexuales han crecido un 37,5% (pasando de 8 en 2016 a 11 el año pasado), los delitos de lesiones un 22,63%, los de daños un 7,71% y otras infracciones contra el patrimonio un 57,41%.

El equipo de gobierno, en cambio, destacó el descenso registrado con respecto a 2016, cuando hubo 46,42 delitos por cada mil habitantes. El número de delitos bajó el pasado año un 3,73%: de 4.643 a 4.470. En 2015 fueron 4.859 y en 2014, 5.376.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos