BALONMANO

El Barakaldo, con dos derrotas, busca distanciarse de la zona baja a costa del Elgoibar

S. OSORIO BARAKALDO.

El Barakaldo ha vuelto a las andadas. El técnico Fernando Herrero lamenta que en las últimas jornadas el equipo fabril se haya relajado y haya perdido la seriedad a la hora de entrenar, con jugadores que por unas causas o por otras faltan a las sesiones. Los de la Margen Izquierda acumulan dos derrotas consecutivas que les han privado de la tranquilidad en la tabla. «El problema es de actitud. Tenemos que volver a ser un grupo, una familia como hemos sido al principio de temporada. Individualmente, la gente no está teniendo el sacrificio adecuado. Se conforma», comenta el míster.

En la séptima jornada de liga, el conjunto vizcaíno recibe el sábado (Polideportivo municipal de Lasesarre. 18.30 horas) al Elgoibar. Se trata de una oportunidad para marcar distancia con un rival que está por debajo. «Es un partido muy importante para distanciarse de los de abajo y más teniendo en cuenta que en los próximos tres partidos nos enfrentamos a equipos que están por detrás de nosotros», arenga Herrero.

«Hay que darlo todo»

El Barakaldo ha interrumpido el buen comienzo de curso y el objetivo es volver cuanto antes a los buenos resultados. Pero esa meta no será posible si los auriazules no se emplean a fondo. «Si no ponemos todo de nuestra parte, tendremos problemas». El cuadro guipuzcoano no atraviesa por su mejor momento, pero se trata de un equipo que mantiene el bloque de otras campañas y sabe a lo que juega sobre la pista.

«Es un equipo que juega siempre a lo mismo, tienen todos los mecanismos automatizados y saben generar problemas», afirma el míster, quien no podrá contar con Iker Brull, que tiene para largo. Markel, con un golpe en la rodilla aún pendiente de evolución será duda hasta última hora.

Fotos

Vídeos