Barakaldo aprueba el presupuesto con el plante de parte de la oposición

EH Bildu e Irabazi escenificaron una salida para protestar por el acuerdo entre PNV y PSE, que dejó fuera el resto de las enmiendas

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

Con el público desalojado a causa de una protesta de la plataforma social Berri Otxoak en el salón de plenos, y sin dos de los cuatro grupos que conforman la oposición. Así sacó adelante ayer el Ayuntamiento de Barakaldo su presupuesto para 2018. Las cuentas, de casi 114 millones de euros (6,6 más que en 2017), salieron adelante gracias al acuerdo de estabilidad entre el PNV y el PSE. Tras la votación fue necesario aprobar también un plan económico financiero para hacer frente al déficit previsto de 3,3 millones de euros.

El debate de las cuentas municipales se resolvió más rápido que de costumbre debido a la decisión anunciada por los ocho concejales de EH Bildu e Irabazi de abandonar la sesión en cuanto se llegó al punto del presupuesto. Ambas formaciones, que habían presentado una enmienda conjunta a la totalidad, quisieron denunciar así el pacto entre PNV y PSE que deja fuera «más de cien enmiendas parciales presentadas por la oposición», señaló un portavoz de EH Bildu, Iker Rahona, «sin debate, sin contraste y sin argumentación alguna».

El representante de Irabazi, Eder Álvarez, criticó «las 75 subvenciones nominativas» incluidas en el presupuesto, una práctica «por la que el Tribunal Vasco de Cuentas Públicas llamó la atención al Ayuntamiento en 2015», y alertó sobre el aviso realizado por el interventor municipal en su informe acerca de la falta de información detallada en algunos proyectos. «Damos por colmado el vaso de nuestra paciencia y nos negamos por ética a avalar esta farsa», afirmaron.

El concejal de Hacienda, Danel Sola, lamentó su ausencia y recordó que en otros momentos de la legislatura se han aceptado medidas aportadas por ambos grupos e igualmente acordaron después votar en contra. «Es como echar la primitiva», protestó. Sola recordó que se actualizan los impuestos tras dos años de congelación, por debajo del IPC, y que se cuenta con una mayor aportación del fondo Udalkutxa. Destacó inversiones como la instalación de accesos mecánicos en Andikollano (2 millones de euros) o el arreglo de la cubierta de la Finca Munoa (500.000 euros).

También recordó la continuidad de los presupuestos participativos con 1,1 millones de euros para proyectos solicitados por los vecinos, el aumento de partidas en el capítulo de Acción Social y de Mujer, la digitalización del archivo municipal, ayudas del cien por cien en el aprendizaje del euskera para personas sin ingresos, o la mejora de las condiciones de los trabajadores municipales con 640.000 euros más para Recursos Humanos.

Acuerdos «necesarios»

El concejal del PP Victor Rodríguez aseguró vivir ayer un 'Déjà vu' político en el que el PNV y el PSE han «engrasado bien el rodillo antes de aplicarlo con toda su rudeza sobre buena parte de los baracaldeses». Así el edil popular lamentó que no se hubiera admitido ninguna de sus enmiendas, pese a haber percibido un cambio entre la oposición que no se ha traducido «en el voto negativo sistemático».

La concejal del PSE, Olga Santamaría, señaló que los acuerdos entre las fuerzas políticas «son necesarios» en estos tiempos de «zozobra política». Como el año pasado, previa al presupuesto se aprobó la relación de puestos de trabajo del Ayuntamiento. La concejal de Recursos Humanos, Yolanda Fika, explicó que se está trabajando en una valoración de los mismos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos