Barakaldo abre después de cuatro años la cafetería de Lasesarre

El bar, con restaurante para cien personas, tiene previsto abrir para Semana Santa de la mano de una nueva empresa que estará hasta el 2022

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

El polideportivo baracaldés de Lasesarre volverá a contar con una cafetería para Semana Santa. La reapertura de las instalaciones se producirán cuatro años después de que el Ayuntamiento rescindiera el anterior contrato para la explotación del servicio, según justificó el entonces equipo de gobierno, debido a «numerosos incumplimientos» por parte de la adjudicataria.

El Instituto Municipal del Deporte (IMD) firmó ayer el nuevo contrato, que será por un plazo de dos años con posibilidad de prorrogarse durante otros dos. «La empresa se encuentra en estos momentos estudiando las necesidades que pudiera tener para poner a punto el local y comenzar así a funcionar a finales de este mismo mes», avanzó el presidente del IMD, Gorka Zubiaurre.

El local dispondrá de un bar, así como de un restaurante con capacidad para cien comensales. También contará con un espacio para la celebración de todo tipo de eventos, como cumpleaños, charlas, presentaciones de libros o jornadas de berbalagun.

El equipo de gobierno del PNV recordó ayer que el cierre de la anterior cafetería se produjo después de que la oposición solicitase la rescisión del contrato al haberse detectado que no estaba cumpliendo con los compromisos adquiridos con el IMD. El primer concurso para buscar una nueva adjudicataria, en 2016, quedó desierto. El año pasado se puso en marcha una nueva licitación pública a la que concurrió una empresa.

Anterior adjudicataria

La rescisión del contrato en 2014 no estuvo exenta de polémica. El entonces gobierno socialista en el Ayuntamiento reclamó el pago de cerca de 90.000 euros a la anterior adjudicataria e incautó provisionalmente la fianza que esta había depositado. La reclamación tenía su origen en la falta de obras de acondicionamiento para mejorar el local, la ausencia de algunas facturas justificativas de inversiones y el pago del canon de explotación que se había dejado de abonar en el año 2012.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos