El apuñalado en La Arboleda continúa en el hospital con pronóstico reservado

Ertzainas se llevan a la pareja del detenido, increpada por los vecinos. / LUIS CALABOR

El herido, de 39 años, fue atacado mientras intentaba evitar que «una pareja muy conflictiva» agrediese a una vecina

ENEKO PÉREZ

El barrio de La Arboleda de Trapagaran amaneció ayer con el susto aún metido en el cuerpo después de que la noche del viernes un vecino fuese apuñalado en el pecho tras intentar defender de una agresión a una mujer. Ocurrió sobre las ocho de la tarde en el portal número 6 de la calle María Magdalena, muy cerca de un parque infantil donde a esa hora había muchos niños. Según apuntaron varios testigos, una pareja «que es muy conflictiva, estaba golpeando a una vecina y destrozando el portal». Al ver esa escena, tres personas intentaron mediar en la trifulca «y el hombre clavó una navaja en el pecho al primero que se le acercó».

De inmediato acudieron al lugar patrullas de la Ertzaintza y varias ambulancias, entre ellas una UVI móvil. El herido, un varón de 39 años y vecino del barrio «de toda la vida», fue trasladado de urgencia al hospital de Cruces. Según confirmó ayer a este periódico el centro sanitario, permanece ingresado en la UCI y con pronóstico reservado. Un segundo afectado de menor consideración por la refriega fue evacuado al hospital de Basurto. Los agentes de la Policía autónoma se llevaron detenido a un individuo de 49 años, que tuvo que ser escoltado para llegar al vehículo policial en medio de mucha tensión entre los residentes. «Se veía venir, aquí convivimos con tipos que hacen lo que les da la gana. El hombre que fue detenido anda siempre drogado y de bronca, debería estar encerrado en la cárcel desde hace tiempo», lanzaba ayer un amigo del apuñalado . Sobre el herido, comentó que «está estable dentro de la gravedad. Vamos a ver ahora cómo evoluciona».

Respecto a un posible regreso de «la pareja conflictiva» al barrio, otro vecino admitió que «hay muchos nervios y la gente está harta de tener que aguantar situaciones como esta. Las instituciones tienen que hacer algo ya porque si no esto cualquier día revienta».

El Ayuntamiento de Trapagaran emitió ayer un comunicado manifestando «su más enérgica condena a cualquier tipo de agresión». El alcalde, Xabier Cuéllar, fue muy claro: «Este es un pueblo de gente humilde y trabajadora que quiere vivir en paz. Hechos como los ocurridos nos repugnan porque alteran nuestra convivencia».

Temas

Sucesos

Fotos

Vídeos