Aparecen salchichas supuestamente envenenadas en un parque de Portugalete

Una vecina llamó el miércoles a la Policía local alertando de que había trozos de carne «con pastillas blancas y azules en su interior»

E. PÉREZ PORTUGALETE.

La trampa de la carne envenenada para perros vuelve a hacer su aparición en la Margen Izquierda. El miércoles se registró una denuncia en la comisaría de Portugalete por la aparición de «unas salchichas con pastillas blancas y azules en su interior» en la trasera del colegio Ruperto Medina, en el barrio de Buenavista. Al parecer, la llamada se produjo a las ocho de la tarde cuando una vecinaa observó que su perro husmeaba algo en la hierba. Al darse cuenta de que ese trozo de carne podía ser venenoso, lanzó la alerta.

«En un impulso, tiró la pieza a la basura y eso nos ha impedido tener pruebas físicas o gráficas de que, en efecto, fuera veneno», admitió ayer Gorka Echave, concejal de Seguridad Ciudadana. En ese sentido, los servicios de parques y jardines, coordinados con la Policía Municipal, investigan un caso que «tiene muy difícil solución. Normalmente, la persona que comete este delito lo hace a escondidas, nadie lo ve».

La zona, frecuentada por los canes y sus dueños, ya había sido objeto de ataques similares en 2015 y 2016. Por esa razón, a pesar de no tener pruebas fehacientes, las autoridades dan credibilidad al aviso recibido esta semana. Con todo, desde el Ayuntamiento hacen un llamamiento a la ciudadanía para que «si ven algo susceptible de ser nocivo o peligroso para la salud de sus mascotas, no lo toquen. Que llamen a la Policía para que puedan sacar fotos y comprobar realmente de qué se trata», solicitó el edil socialista. A este suceso se suma otro en La Florida hace diez días, aunque en esta ocasión no hubo denuncia.

Fotos

Vídeos