El Correo

El edificio de La Milagrosa acogerá un centro especializado de mayores

El edificio acogía el colegio La Milagrosa desde hace 62 años.
El edificio acogía el colegio La Milagrosa desde hace 62 años. / Y. F.
  • La Fundación Miranda aprueba un proyecto para usuarios con discapacidad intelectual y trastornos mentales que funcionará en Barakaldo para el 2019

El edificio que durante 62 años ha acogido al colegio La Milagrosa, en Barakaldo, se convertirá en el primer centro de mayores especializado en personas con discapacidad intelectual y trastornos de salud mental. Con ese objetivo trabaja la Fundación Miranda, cuyo patronato aprobó la medida el pasado 22 de junio. Desde entonces la entidad celebra reuniones semanales para dar forma al proyecto, que tratarán de poner en funcionamiento a mediados de 2019.

Para llegar a esa fecha será necesario iniciar las obras el próximo año. A partir del 1 de septiembre, cuando finalice el contrato con las Hijas de la Caridad, titulares del colegio La Milagrosa, la Fundación recuperará el uso del inmueble, de 1914 y considerado de especial protección, por lo que no se podrán modificar algunos de sus elementos. Entonces pondrá a trabajar un equipo de arquitectos para que determine la capacidad que podrán tener las instalaciones, con unos 3.000 metros cuadrados de superficie interior y otros tantos de jardín. Se estima que pueda albergar entre 50 y 60 usuarios, que estarán atendidos por unos 40 trabajadores nuevos. Al contar con una residencia en la finca que ya dispone de lavandería y cocina podrá abrir de manera escalonada.

Este novedoso centro especializado tendrá un coste de tres millones de euros cuya financiación todavía no está definida. «Hay varias opciones: que lo haga la Fundación, que tenga participación pública o una fórmula mixta», señaló el director de la Fundación, Rafa Carriegas, quien añadió que una vez abierto será «cien por cien concertado». «Eso ya lo ha aprobado el patronato y responde al mandato fundacional de atender a las personas mayores que tienen más necesidad», explicó.

Para su puesta en marcha, la Fundación Miranda ha mantenido encuentros con entidades especializadas en atender estos perfiles, como la asociación vizcaína en favor de las personas con discapacidad intelectual Gorabide, la fundación dedicada a la atención de personas con problemas de salud mental Argia, o la Diputación, entre otras.

Integración comunitaria

El centro será pionero al dirigirse a un colectivo que se encuentra diseminado por residencias de carácter general. «Son personas a las que se les juntan las necesidades que ya tenían con la dependencia asociada a la edad y las enfermedades neurodegenerativas», explicó la directora de Salud e Innovación, Celia Gómez. Según afirmó, los avances médicos les han permitido alcanzar una mayor esperanza de vida, generando una necesidad creciente de atención especializada.

El centro dará servicio a personas que en muchos casos residían en viviendas tuteladas y tendrá un modelo que permita a los usuarios hacer vida en la comunidad. Por su parte, el edificio deberá cumplir con todas las exigencias de normativa, como si fuera de nueva construcción.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate