El Correo

Zalla reduce de 50 a 40 kilómetros por hora el límite de velocidad en su casco urbano

  • La medida refuerza las peatonalizaciones llevadas a cabo en los últimos años y pretende mejorar la seguridad de Aranguren y Mimetiz

Zalla animará a los conductores a levantar el pie del acelerador para hacer su casco urbano más seguro y cómodo para los peatones. La semana pasada, el Ayuntamiento acometió la retirada de varias señales verticales que fijaban el límite de velocidad en 50 kilómetros por hora en el centro de Mimetiz y Aranguren para sustituirlas por otras que la reducen a 40. Además, está previsto colocar cinco paneles indicativos de casco urbano que recuerden la necesidad de circular más despacio en estos puntos.

«Es una decisión que hemos tomado siguiendo un informe de la Policía municipal y dentro de la filosofía de ir ganando más terreno para los peatones», señaló el alcalde, Javi Portillo. El regidor recordó que hace cinco años ya se elaboró un estudio de movilidad que marcó los pasos a seguir en esta materia. La principal transformación se produjo en 2013, cuando se eliminó el doble sentido de circulación en la calle Hermanos Maristas para ensanchar las aceras y favorecer al comercio. Allí se redujo el límite de velocidad de 50 a 30 kilómetros por hora. Desde entonces, se ha continuado con otras actuaciones, como la reciente peatonalización de la calle Luis Sesé, iniciada en octubre del año pasado para ayudar a consolidar el eje comercial del municipio, o la instalación de pasos de cebra elevados y rebajes de acera.

Los informes señalan que la reducción de velocidad en el casco urbano, aplicada ya en otros municipios, permite minimizar el número de atropellos y la gravedad de los que se producen. También merma el ruido que genera el tráfico y puede ayudar a mejorar la calidad del aire al rebajar las emisiones de gases procedentes de los vehículos. La medida se aplica en los principales núcleos, donde el tráfico es más elevado. «Otxaran, Sollano o La Herrera tienen una naturaleza diferente con una única vía que les cruza por en medio y otros caminos que parten de ella, pero que soportan mucho menos tráfico. Además, esta medida únicamente la podemos aplicar en carreteras que sean de titularidad municipal y no en las que son competencia de la Diputación», razonó el alcalde.

Señales redundantes

El concejal de Obras y Servicios, Montes y Agricultura, Josu Santamaría, destacó que se han eliminado todas las señales de 50 kilómetros por hora. «No todas se han sustituido por otras nuevas. Algunas eran redundantes. En total, se habrán instalado una veintena», calculó. Otras medidas puestas en marcha son el pintado de zonas de carga y descarga, así como nuevos puntos de aparcamiento y pasos de peatones en el barrio de Lusa.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate