El Correo

Laredo clausura un centro de ocio amparándose en la Ley de Espectáculos

El centro de ocio y deporte ‘Laredo Aventura’ abrió sus puertas en octubre de 2015.
El centro de ocio y deporte ‘Laredo Aventura’ abrió sus puertas en octubre de 2015. / A. Verano
  • La Policía Local precintó el pasado miércoles ‘Laredo Aventura’ al no disponer de licencia de obras ni de actividad. Su dueño se enfrenta a una multa de entre 30.001 y 600.000 euros

La Policía Local de Laredo clausuró el pasado miércoles el centro de ocio y deporte ‘Laredo Aventura’, situado detrás de la gasolinera de La Pesquera, al no disponer de licencia de obras ni de actividad por ser incompatible el uso de la instalación con lo que prevé el Plan General de Ordenación Urbana de 2015, que sigue en vigor a la espera que el Tribunal Supremo resuelva el recurso del Gobierno regional contra su anulación por parte del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

Los agentes precintaron las instalaciones –que están en funcionamiento desde octubre de 2015– amparándose en la nueva Ley de Espectáculos de Cantabria, que entró en vigor el mismo miércoles y que en su artículo 50 a) califica como una infracción muy grave «la celebración de espectáculos públicos o actividades recreativas o la apertura de establecimientos públicos e instalaciones portátiles o desmontables sin las preceptivas licencias o autorizaciones, sin haber presentado la correspondiente comunicación previa o bien excediendo los límites de las mismas, cuando de ello se puedan originar situaciones de grave riesgo para las personas y bienes».

Por esta infracción muy grave, el gerente de ‘Laredo Aventura’, Isaac Labarga, se enfrenta a una sanción de entre 30.001 y 600.000 euros, puesto que la Policía Local ha denunciado los hechos.

Según explicó ayer el jefe de la Policía Local pejina, Juan Carlos Veci, el pasado 8 de julio de 2016, la Junta de Gobierno Local (PSOE) denegó la licencia de obras solicitada por el responsable de la empresa para el acondicionamiento de la nave para instalación deportiva y de ocio, en base a que el PGOU prohibía dicho uso, «careciendo de la preceptiva licencia de actividad que no ha sido solicitada», según se recogía en el acta de dicha Junta. «Dos días después le notificamos que disponía de 24 horas para cerrar el negocio». Pero el gerente de ‘Laredo Aventura’ presentó un recurso de reposición contra dicha denegación, que ha sido resuelto desfavorablemente el 6 de abril de este año, porque «no se ha instado expediente de licencia de actividad resultando que algunas de las actividades que se constata se estaban desarrollando (gimnasio, cafetería, comedor) requieren de dicho trámite antes de la resolución del expediente de licencia de obra». Asimismo, la Junta de Gobierno insiste en la incompatibilidad del uso de la instalación con lo que marca el PGOU.

Tras esta resolución, el jefe de la Policía Local solicitó al alcalde de Laredo, Juan Ramón López Visitación (PSOE), una orden para precintar las instalaciones, pero al no llegar dicho mandato, el miércoles Veci procedió a precintarlas amparándose en la nueva Ley de Espectáculos, que en su artículo 46.1 a) dice que «los agentes de la autoridad podrán adoptar medidas provisionales previas inmediatas, sin audiencia previa, en casos de absoluta urgencia por riesgo inmediato de afectar gravemente a la seguridad de las personas y bienes, o a la convivencia».

Tramitación

Isaac Labarga, responsable del centro de ocio, desconocía ayer que la Policía Local le hubiera denunciado por ejercer una actividad sin disponer de licencia, además de un delito de desobediencia grave, y explicó con detalle todo el proceso administrativo que ha seguido. Así, en febrero de 2015 le indicaron en el Ayuntamiento que para utilizar las instalaciones tenía que solicitar al Gobierno regional un cambio de uso del local, «aunque me dijeron que estaban trabajando en un Plan General que preveía en esa zona una subestación eléctrica». «Lo que hice, antes de solicitar ese cambio a la Crotu (Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo), fue hablar, tres días antes de las elecciones, con el que luego sería alcalde y su padre, que me dijeron que habían presentado una enmienda a ese Plan General y no tenían idea de llevarlo adelante».

Aun así, Labarga solicitó el cambio de suelo a la Crotu y se lo concedieron, aunque tres semanas después se aprobó el nuevo PGOU de Laredo. «Entonces solicité las licencias pero no me terminaban de llegar y fui a hablar con la edil de Urbanismo, Rosalina López, que me dijo que me las iban a denegar pero que en la medida de lo posible, durante los cuatro años que iban a estar en el Ayuntamiento, que no me lo iban a cerrar». No tranquilo con esto, el gerente de ‘Laredo Aventura’ siguió con la tramitación administrativa «para tenerlo todo legal y no tener problemas», pero el Ayuntamiento rechazó su solicitud.

Labarga reconoce que ha tenido abierto su negocio durante este tiempo sin las preceptivas licencias, «pero como muchos negocios de Laredo». En su caso, la inversión realizada supera los 100.000 euros y son más de diez personas las que trabajaban en el negocio para dar servicio a un centenar de usuarios a la semana más otras tantas personas que están abonadas a las actividades deportivas del centro. «Si el PGOU recurrido se cae definitivamente, podré abrir de nuevo», comenta.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate