El Correo

Barakaldo plantea mejoras al Kbus, cuyo contrato «va con retraso»

El nuevo contrato podría no estar antes de final de año.
El nuevo contrato podría no estar antes de final de año. / Pedro Urresti
  • El autobús urbano aspira a ganar 100.000 nuevos viajeros potenciales al año con su ampliación hasta Burtzeña, Kadagua, Kastrexana y Zubileta

La ampliación del Kbus se hará esperar. El autobús urbano de Barakaldo aspira a ganar más de 100.000 nuevos viajeros potenciales al año con la extensión de la línea 1 hasta Burtzeña y con la puesta en marcha de un microbús que atienda a los barrios de Kastrexana, Zubileta, La Constancia y Kadagua. Sin embargo, el Ayuntamiento todavía no ha completado los pliegos del nuevo contrato que permitirá incluir estas paradas. «Va con algo de retraso y queremos pedir disculpas a los baracaldeses, sobre todo, a los que viven en estas zonas más alejadas y que llevan años esperando a que el servicio llegue hasta sus hogares», lamentó ayer el concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Servicios Municipales, Jon Andoni Uria, que incidió en la carga de trabajo que soporta el área de contratación.

Por el momento, el Consistorio acaba de recibir el borrador de un estudio específico centrado en el autobús urbano gracias al cual se podrá determinar la mejor forma de ampliar la línea. «El plan de movilidad que está en redacción no habla en profundidad del Kbus», detalló Uria. El informe definitivo se incluirá en los pliegos del nuevo contrato, cuya puesta en marcha se hará a lo largo de la actual legislatura. «Con esas miras seguimos comprometidos», añadió.

Esta será la primera vez que se renueva el servicio, cuyo contrato prorrogado finalizó el pasado mes, y se hará incluyendo cinco nuevos destinos. Así las cosas, se prevé una tramitación larga. «Son plazos de entrada en vigor de contratos grandes y con gran especificación técnica que andan entre los nueve meses y un año si no hay otras cuestiones que lo retrasen, como las posibles impugnaciones de licitadores», planteó el concejal. Uria añadió que los técnicos están «saturados de trabajo» por la coincidencia de otros contratos importantes, como el de la OTA o el de limpieza viaria.

Los primeros resultados del estudio sobre el Kbus señalan que el año pasado el servicio contó con 822.327 viajeros. La llegada del autobús urbano a Burtzeña implicaría incrementar el número de billetes potenciales en otros 85.410. El informe plantea que la mejor forma de alcanzar esta nueva parada sería con una ampliación del recorrido circular que realiza la línea 1. Esta extensión implicaría incrementar el viaje en unos siete minutos.

Uso de microbuses

Zubileta, Kastrexana, La Constancia y Kadagua otorgan otros 19.020 viajeros potenciales al año, con una media diaria de 63 usuarios. «El estudio propone adaptar los autobuses tanto al entorno rural como a la demanda mediante la posible utilización de microbuses o servicios similares», advirtió el concejal. Uria advirtió que no es posible ampliar estos recorridos hasta contar con una nueva adjudicación, como se hizo con la llegada a Urban o con la línea hasta El Regato, ya que supondría una «alteración sustancial del contrato en vigor».

El edil también señaló que cada día el Kbus cuenta con más usuarios debido a las ventajas económicas. Así, el estudio apunta que el 78% de los viajeros opta por el autobús urbano frente al Bizkaibus A3136 qe coincide con la línea 1.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate