El Correo

Calculan que serán necesarios diez años para culminar la regeneración de la cantera Lancha en Abanto

Estado actual de la cantera.
Estado actual de la cantera. / S. Llamas
  • El Ayuntamiento modificará la licencia para permitir el relleno con 700.000 metros cúbicos de desechos de obras y otros 125.000 de tierras vegetales

La cantera Lancha, en Abanto, podría ser sólo un recuerdo en diez años. Es el tiempo que ha estimado la propietaria de este yacimiento, Hormigones Cavia, para completar el relleno, dar por clausurada la explotación y culminar la restauración de este espacio natural, junto a la vía verde y muy próximo al barrio Balastera. Ayer, el Ayuntamiento minero abordó en comisión informativa la modificación de la licencia de actividad que tiene concedida a la empresa, tras haber alcanzado la cota cero con el vertido de tierras vegetales, procedentes de excavaciones. Con el nuevo permiso, que ya ha recibido la autorización del Gobierno vasco, podrán utilizar inertes de construcción –desechos de obra no contaminantes– para rehacer la ladera de forma escalonada y alcanzar el punto más alto. En total se estima una capacidad de 700.000 metros cúbicos de escombros que se completarán con otros 125.000 de tierras vegetales para regenerar la zona.

La explotación de la cantera de calizas se inició en 1956 (entonces se la conocía como La Ancha) y finalizó en 2007 con la obligación por parte de la empresa propietaria de restaurar el espacio degradado. En junio de 2009, el Gobierno vasco concedió la autorización para acometer el relleno con una validez inicial de cinco años y el permiso para depositar allí tierras, rocas y áridos.

«El vertido de tierra vegetal ya ha llegado a cota cero, que es lo que permitían tanto el Gobierno vasco como el Ayuntamiento. Esta modificación no va a suponer ninguna alteración de la actividad que se estaba realizando hasta ahora», tranquilizó el concejal de Obras, Servicios y Barrios, Jon Cuesta. Los inertes que se podrán arrojar no serán contaminantes para el medio ambiente, las aguas subterráneas o la salud humana. Además, el tránsito de camiones se hará como hasta ahora, por la misma variante que conduce al polígono El Campillo, sin necesidad de acceder a las zonas pobladas. «No se va a notar ningún cambio», reiteró el edil. El tiempo hasta la restauración del yacimiento, en todo caso, podría variar en función de la disponibilidad de escombros procedentes de obras para acometer el relleno.

Recogida de firmas

El martes los vecinos de La Balastera mantuvieron un encuentro con agentes sociales del municipio para abordar el nuevo relleno y plantearon la posibilidad de iniciar una recogida de firmas. Los residentes mostraron su recelo ante el temor de que, en lugar de una escombrera, la cantera pudiera convertirse en un vertedero. «Todavía tenemos que ver qué es lo que se decide. Si sigue como hasta ahora no hay problema, lo malo sería que empiecen a tirar ahí toda la mierda», señalaron.

El permiso del Ayuntamiento de Abanto podría tardar unos dos o tres meses, ya que el Ejecutivo autonómico ha concedido la autorización que impone las medidas correctoras. Una vez obtenida la licencia, la empresa deberá acometer primero unas labores de preparación que incluyen la impermeabilización, los sistemas de lavado de ruedas para los camiones o las balsas de agua, entre otros. El personal técnico del Consistorio recordó que muchas de estas medidas ya están habilitadas para el relleno de tierras que se ha hecho.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate