El Correo

«Da un poco de miedo. Mi hermana ha cambiado la puerta de casa por los robos»

Comisaría de Lasesarre.
Comisaría de Lasesarre. / P. Urresti
  • Medio centenar de comercios de Barakaldo recogen firmas para pedir más patrullas que acaben con la racha de las últimas semanas

«Queremos más Policía por la noche. Que haya más patrullas y que se dejen ver». Ana Bejar, encargada de la tienda Estética Ana, de Arteagabeitia, resume así la recogida de firmas que ha iniciado para atajar los robos que sufren los comercios de Barakaldo, y últimamente también algunas viviendas. En diciembre, la joven puso en marcha un grupo en Facebook para que las tiendas de barrio pudieran publicitar sus productos y mantener así informados a los vecinos acerca de sus ofertas y novedades. La iniciativa ya tiene más de 1.200 seguidores. Hace dos semanas, tras contactar con varios compañeros cuyos locales habían sido asaltados, decidió emprender una recogida de firmas. Medio centenar de comercios han puesto las hojas a disposición de los clientes, que más tarde se registrarán en el Ayuntamiento.

Ayer, el PSE se hizo eco de esta iniciativa y trasladó una pregunta al próximo pleno sobre las medidas que se están adoptando para atajar los robos de estas últimas semanas. El equipo de gobierno avanzó que se han mantenido reuniones entre la Policía Local y la Ertzaintza para trasladar la preocupación de los comerciantes. También informaron de la necesidad de intensificar las patrullas en los diferentes barrios de la ciudad.

«Prácticamente todos los fines de semana se producen robos en establecimientos. También hay daños en vehículos y robos con fuerza, entre otros», recoge el escrito repartido por los establecimientos de todo la localidad. Los comerciantes también remarcan su «descontento con la seguridad del municipio». «En Arteagebeitia ha afectado a comercios y en viviendas. La semana pasada echaron silicona en las mirillas y a una vecina le desmantelaron el piso», afirma Bejar. Ella ha reunido ya más de 300 firmas sólo en tres locales, y confía en reunir muchos más apoyos. Cuando los junte todos pedirán una reunión con la alcaldesa. «Da un poco de miedo. Mi hermana, después de los robos de la Avenida de Euskadi, ha cambiado la puerta de casa. Yo vivo en un primero y también voy con miedo de que me hayan entrado allí o en el negocio», se duele.

Puerta apalancada

La semana pasada eso fue lo que le ocurrió a José Ángel Ruiz, de la carnicería Jesús. El sábado a las ocho de la mañana dos jóvenes forzaron la entrada y unos conocidos lanzaron la voz de alarma. «Volvían de fiesta y les vieron. Avisaron a la policía y a mí. Cuando llegué, la persiana ya estaba apalancada, pero no llegaron a entrar. Me he gastado 400 euros en mejorar la cerradura», detalla. Sólo en este comercio han recogido cerca de 60 firmas. En su caso, además, la iluminación no ayuda. Hace varias semanas que la farola que tienen en frente no funciona: «Se lo he dicho a las patrullas de girotaldes. Cuando salgo de aquí está todo oscuro. Es hasta peligroso».

Algo parecido le ocurrió la noche siguiente a la panadería Politxe. Allí, los cacos también rompieron la persiana y rajaron una de las puertas acristaladas. «Vine por la mañana y me encontré con la puerta destrozada. Un vecino de arriba había avisado a la Policía. En verano sí entraron y se llevaron lo que pudieron», añade la dependienta.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate