El Correo

«Si no fuera por Cruz Roja, nuestros hijos no recibirían ningún regalo de Navidad»

Gaspar entrega sus regalos a una emocionada niña.
Gaspar entrega sus regalos a una emocionada niña. / Pedro Urresti
  • La red de voluntarios reparte juguetes a 653 niños de familias desfavorecidas de Margen Izquierda y Zona Minera

«Llevamos tiempo con el plan fastidiado en casa y es una pena que nuestros hijos escriban la carta a los Reyes Magos con toda su ilusión y luego no se encuentren nada debajo del árbol». Los padres de Josu y Yonan, de 6 y 8 años, podían respirar aliviados ayer. Sus peques fueron dos de los 653 que recibieron sus presentes de manos de Sus Majestades en carne y hueso gracias a las gestiones casi mágicas de Cruz Roja. «Si no fuera por esta entidad, no recibirían ningún regalo por Navidad», agradecía la pareja. Para esta familia de Gallarta, que tienen otros dos niños más mayores, la tradicional entrega de juguetes que todos los años realizan los voluntarios en la comarca de Margen Izquierda y Zona Minera entre las familias más desfavorecidas es un «alivio» para la economía doméstica y una «tremenda ilusión» para sus pequeños.

Los Reyes visitaron ayer el centro social jarrillero Alonso Allende de Portugalete para repartir regalos a críos de 322 familias derivadas por los Servicios Sociales municipales desde los Ayuntamientos de Portugalete, Santurtzi, Barakaldo, Muskiz, Abanto y Zierbena. El objetivo de la campaña ‘Sus derechos en juego’ es que todos los pequeños puedan disfrutar en estas fechas de juguetes nuevos donados de forma solidaria tanto por empresas, como Hermex, Miniland, Lanco-Toys y Liber2000, como por particulares.

De hecho, han sido los propios vecinos quienes han convertido en todo un éxito la edición de este año. «Hicimos un llamamiento para que la gente se animase a colaborar. Estábamos preocupados al ver que no alcanzábamos nuestro objetivo: llegar a 2.500 niños y entregar 6.000 juguetes. Y al final lo hemos conseguido entre todos», aseguraba con una sonrisa Ainara Martínez, responsable de intervención social de Cruz Roja Margen Izquierda. Incluso han tenido que guardar algunos para el próximo año.

«Colaboramos medio centenar de voluntarios de toda la comarca. Llevamos desde después del puente de diciembre envolviendo sin parar. Lo más complicado es clasificarlos por edad, ya que abarcamos desde recién nacidos hasta niños de 12 años”, indicaba Ana Venancio, una vecina de Portugalete que ha participado por primera vez en esta iniciativa solidaria.

Una pelota y una mochila

Naiara y Jairson, de 10 y 14 años, aguardaban su turno con gran expectación, sin ocultar su apremio por sentarse en el regazo de Melchor, Gaspar y Baltasar para recibir sus paquetes. «Serán bienvenidos, sea lo que sea», aseguraba su madre. Mikel, de solo 15 meses, no soltaba la pelota de goma que le entregaron los de Oriente. «Su hermana Belinda, de 7 años, se pondrá como loca de contenta cuando vea sus regalos, aunque tendrán que compartirlos con el hermano mayor, que al tener 13 ya no entra en esta campaña», indicaba Alicia.

Asmaa, de 7 años, y Salimata, de 3, era la primera vez que participan en este acontecimiento. La pequeña se concentraba en descifrar cómo funcionaba cada tecla de su juguete sonoro. La mayor se colgaba su mochila nueva al hombro y abría la primera página del libro que había recibido. «Vinimos de Senegal hace 8 años. Mi marido trabajaba en la construcción pero se ha quedado en el paro, como yo. Esto es una ayuda muy importante para nosotros», se emocionaba. La magia de la Navidad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate