El Correo

Leo conoce a los Reyes Magos

Los Reyes entrega la canastilla a Leo, que reposa en los brazos de su ama.
Los Reyes entrega la canastilla a Leo, que reposa en los brazos de su ama. / Yvonne Fernández
  • El primer bebé nacido en Navidad en Barakaldo protagoniza junto a Melchor, Gaspar y Baltasar la última jornada festiva del municipio

Leo recibió ayer su regalo de mano de los Reyes Magos antes que nadie. El pequeño, con tan sólo dos semanas de vida, fue el primer niño de Barakaldo en nacer el día de Navidad. Por eso, en compañía de Sus Majestades de Oriente y fieles a la tradición, las voluntarias de la asociación de personas con discapacidad Codisfiba le hicieron entrega de su habitual canastilla con productos hechos a mano.

El bebé llegó a los brazos de sus padres, Fabiola Franco e Ibai Marlasca, a las 20.45 horas del 25 de diciembre. «Un año había visto este acto, pero no sabía exactamente cuál era el motivo. Estamos muy contentos», reconoció ayer la madre, sorprendida por el homenaje. Ella salía de cuentas el día 22, por lo que Leo se retrasó un poco sobre la fecha prevista. «No sabía si iba a llegar a las fiestas embarazada o con el bebé. Al final las dos cosas», bromeó, acompañada de su marido y sus otros dos hijos: Jone de 5 años y Hugo, de uno. «Esta vez el embarazo ha sido más fácil. Está claro que la experiencia es un grado», aseguró.

Además de convertirles en familia numerosa, Leo ha roto la costumbre familiar de celebrar los cumpleaños en verano. Sus dos padres nacieron en julio, igual que Hugo, mientras que Jone lo hizo en junio. La única pena es que apenas por una semana ha dejado a su padre sin el permiso de paternidad extendido. «Ha sido por muy poco», reconoció el hombre rodeado de sus hijos en el acto que el Ayuntamiento de la ciudad organizó para recibir a los Reyes Magos.

Allí estaban también varios miembros de Codisfiba. Su presidenta, María José Peña, recordó que la tradición de la canastilla se inició hace unos 20 años. «La cesta la preparan entre 10 o 15 mujeres que ponen su tiempo y su esfuerzo. Tiene una toquilla, un ‘body’, sonajeros… Está todo hecho a mano menos los productos de higiene», describió. Desde el año pasado también colaboran con ellos la asociación ‘13 Rosas Rojas’.

En esas labores hay mucho del trabajo de Ana Mari Rodríguez. Ella lleva más de 10 años poniendo su habilidad en confeccionar este regalo. «Empiezo a principios de año y voy haciéndolo poco a poco. Además, les encargo a otras ocho compañeras lo que tienen que hacer», explicó satisfecha al ver la reacción de la familia. Parte de la particular tradición de esta mujer es hacerse todos los años una foto con el primer bebé baracaldés de Navidad.

Cumplir ilusiones

Además de dar a conocer a Leo, el acto de ayer sirvió para que Melchor, Gaspar y Baltasar recibieran ‘la llave que abre todas las casas de la ciudad’ de manos del Ayuntamiento, así como una carta en nombre del municipio con los deseos de paz y salud de los baracaldeses. «Con estos dos elementos vamos a poder ir a vuestras casas y cumplir todas vuestras ilusiones», prometió Baltasar desde el escenario.

Los Reyes Magos, que por la mañana llegaron en un tren chu-chu hasta la carpa de la Herriko Plaza, también tuvieron tiempo para visitar a los niños ingresados en el Hospital Universitario de Cruces y a los mayores en la residencia de la Fundación Miranda. Por la tarde, un séquito de 300 personas les acompañó en su habitual cabalgata, y les ayudó a repartir mil kilos de caramelos.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate