El Correo

El Barakaldo hace los deberes

El técnico Fernando Herrero.
El técnico Fernando Herrero. / P. Urresti
  • El conjunto fabril, con 13 puntos, roza la permanencia a falta de un partido para el fin de la primera vuelta

El Barakaldo no debería tener problemas para seguir en la categoría un año más. El conjunto fabril ha hecho ya prácticamente todos sus deberes, pues a falta de una jornada para que concluya la primera vuelta del campeonato en Primera Estatal, tiene casi asegurada la permanencia. En los quince encuentros disputados hasta la fecha –este fin de semana no hay liga por la Euskal Kopa–, los de la Margen Izquierda suman ya 13 puntos, uno menos que en todo el curso pasado, en el que se salvaron en la última jornada con sólo uno más.

Las matemáticas son claras. Además, teniendo en cuenta que dos equipos, el filial de Bidasoa Irun y el Askartza, atesoran sólo 2 puntos en la primera fase de la competición y son moradores de las dos posiciones de descenso directo, el Barakaldo necesitará pocas victorias más para salvarse. La escuadra fabril ocupa el décimo puesto, a 11 puntos de los dos conjuntos mencionados, de manera que, salvo catástrofe, sería difícil que el conjunto amarillo cayera al precipicio. Una plácida situación que nadie se imaginaba a comienzos de curso.

Pese a ser un equipo joven, el cuadro vizcaíno ha sabido salir del paso en situaciones difíciles. «Hemos ganado a equipos que no pensábamos que pudiéramos por estar por encima de nuestras posibilidades», recuerda el técnico pucelano, Fernando Herrero. Y, además, se ha presentado en cada compromiso como un rival duro de batir. Sin embargo, el míster confiesa que le hubiera gustado haber rascado algún punto más: «Sería de tontos decir que no estamos contentos. Palpo que la gente está a gusto, pero siempre pido un poco más. Hemos sumado puntos con los que no contábamos, pero también en algunos partidos podíamos haber conseguido más. La temporada está siendo muy correcta».

Las cosas están «mucho más cómodas» de lo pensado en pretemporada, pero el técnico quiere evitar que esta situación conduzca «a la equivocación. No quiero que la segunda vuelta sea una pantomima». «El entrenador siempre quiere algo más. Soy un inconformista y lo traslado al deporte. No quiero que el equipo se acomode. Este equipo lo que necesita es generar cariño en la gente. Superarnos será importante para el crecimiento del club y para recuperar el prestigio perdido».

«Tirar con lo que hay»

El Barakaldo inició en verano un nuevo proyecto de la mano de Herrero. Ya son varias temporadas sin poder fichar, pero este año el equipo que se ha formado está «muy descompensado» por la falta de jugadores de mediana edad. En las filas fabriles hay dos perfiles diferentes: jóvenes que, pese a tener hambre y ganas, no cuentan con experiencia en la categoría; y veteranos como Alberto Muñoz que llevan el peso del equipo y que han vuelto al club con el único objetivo de aportar un granito de arena en esta dura travesía. «Hay días que las cosas salen bien y otros días no. Necesitamos gente que no tenga la incertidumbre de la juventud ni las prioridades familiares que tienen los más veteranos», comenta Herrero.

Pese a la carencia evidente en la plantilla, la entidad de la Margen Izquierda tirará con lo que tiene hasta final de temporada. El entrenador auriazul descarta incorporación alguna. Para el año que viene tocará buscar efectivos que ronden los 25 o 26 años. «En nuestra cantera no hay ese tipo de jugadores. Salvo algún imprevisto que venga de fuera y que sea interesante para el club, tendremos que trabajar con lo que hay. Ya de cara a la próxima temporada convendría planificar una plantilla más equilibrada y hacer un trabajo más constante», zanjó Herrero.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate