SEGUNDA B

2017, un centenario convulso para el Barakaldo

Este año también ha estado marcado por la nueva elástica del centenario. / EFE
Este año también ha estado marcado por la nueva elástica del centenario. / EFE

El club fabril cierra un año especial, marcado por la celebración de su aniversario, pero empañado por el conflicto con David Movilla

SILVIA OSORIO BARAKALDO.

2017 siempre quedará en el recuerdo de los aficionados del Barakaldo como el año en el que el club alcanzó su primer siglo de vida. Un año, sin duda especial, el del centenario fabril, en el que se han vivido momentos emotivos y de gran alegría con numerosos actos que a más de uno le tocaron la fibra. Pero también ha tenido muchas sombras, pues se ha visto empañado por una de las mayores tormentas institucionales en el seno fabril, superando incluso al fatídico año en el que salió a la luz el saqueo perpetrado por el expresidente, Miguel Acero. Con todo, la entidad de Lasesarre sabe sobreponerse, tal y como ha demostrado en sus cien años de historia, y encara el futuro con la esperanza de cumplir sus objetivos deportivos y sociales, que no pasan por otra cosa que alcanzar la división de plata como en sus tiempos más gloriosos y mantener unida a la masa social.

Se antojaba una temporada bonita, ilusionante como ninguna, tanto sobre el césped como en la celebración de un cumpleaños al que no es fácil llegar. Y más después de un 2016 en el que el equipo dirigido por David Movilla estuvo a un palmo de cantar el alirón. No lo consiguió, pero sí una puntuación histórica. 80 puntos. Casi nada. Una marca récord que generó una gran alegría, pero contenida por la pérdida del título en el último partido y la rápida eliminación en el play-off. Sin embargo, la ilusión permanecía intacta de cara a la nueva campaña en la que se conformó un equipo con numerosas bajas respecto al del curso anterior. Los resultados no fueron los esperados y a principios de año, se empezaron a generar dudas. Aunque el ambiente no se crispó hasta el mes de marzo cuando saltó el gran escándalo.

La revelación pública de un documento interno firmado por el entonces técnico fabril, muy crítico con la labor del secretario técnico, Iñaki Zurimendi, puso de manifiesto las rencillas existentes entre los dos máximos responsables de la confección del equipo. Unas discrepancias internas que se saldaron con el despido de Movilla y, por tanto, con el desagrado de un pequeño sector de la hinchada, que desde entonces ha arremetido duramente contra la directiva que preside Orlando Sáiz. Cabe recordar que presidente y directivos sufrieron amenazas y coacciones hasta el punto de que la Ertzaintza escoltó en un partido al máximo dirigente fabril. Situaciones para olvidar que desprestigian la imagen de un club grande como el Barakaldo que lleva años buscando su sitio en el lugar que merece, la Segunda A.

La era Larrazabal que arrancó en junio ha aportado nuevas sensaciones a la hinchada

A por el play-off

Con ese objetivo y tras una campaña liguera sin pena ni gloria, arrancaba en junio la era Larrazabal. Nueva etapa y nuevas sensaciones de la mano de un equipo formado con jugadores de garantías que hasta hace pocos días ha ofrecido dos versiones diferentes, una en casa y otra a domicilio. Mientras como local el conjunto gualdinegro se ha mostrado como un rival duro de batir, en campo ajeno ha sido otro cantar. Ha tenido que pasar una vuelta entera del campeonato para que el equipo haya sumado sus primeros 3 puntos como visitante. Fue en la última jornada del año en el feudo del Lealtad. Un solitario gol de Buenacasa sirvió para refrendar la apuesta del combinado vizcaíno por poner el pie en el play-off, un objetivo por el que habrá que pelear duro durante lo que resta de campeonato.

Con el ambiente ya más calmado, el año, por tanto, finaliza con mejores perspectivas que hace solo unas semanas, pero de nuevo con un golpe a la institución en forma de una indemnización (83.000 euros) por despido improcedente a David Movilla. Un capítulo que ha marcado el gran año del centenario gualdinegro y que debe quedar cerrado de cara a afrontar un 2018 plagado de metas importantes que un club con la historia del Barakaldo no debe dejar escapar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos