El Correo

Arranca la reforma del primer economato obrero vizcaíno tras 30 años de abandono

La casa, que ha sufrido varios derrumbes, forma parte del conjunto monumental de La Arboleda.
La casa, que ha sufrido varios derrumbes, forma parte del conjunto monumental de La Arboleda. / P. Urresti
  • La Diputación iniciará la próxima semana la reforma de la casa Ellacuría, en La Arboleda, después de que se tramitase un expediente de ruina

La Diputación velará por el mantenimiento de la maltrecha casa Ellacuría de La Arboleda tras 30 años de abandono por parte del propietaria. La semana próxima arrancarán las obras de conservación de esta finca centenaria incluida en el listado de protección básica del conjunto monumental del poblado minero, un edificio histórico que se cae a pedazos ante la pasividad institucional. Las airadas críticas vecinales y las diversas iniciativas presentadas por el Partido Popular en las Juntas Generales y en el Ayuntamiento de Trapagaran han exigido una y otra vez que el organismo foral se encargase de proteger este patrimonio. Y lo han logrado.

El Consistorio minero concedió el pasado mes de diciembre la licencia para efectuar los trabajos de estabilización de un inmueble que acumula numerosos derrumbes parciales, el último este mismo viernes, de manera que los continuos desprendimientos ya han destruido el grueso de la techumbre. Según señalaron los populares, la intervención, valorada en 72.000 euros, consistirá en demoler «la cubierta, forjados, tabiquería interior, instalaciones y todos aquellos materiales que debido a su mal estado se deban retirar de modo manual». A continuación, se colocará un armazón metálico que asegure la fachada y se actuará contra los daños que pueda causar el mal tiempo. También se cubrirán los vanos de las paredes con bloques de hormigón para frenar el acceso de personas a sus dependencias. Medidas que se llevarán a cabo «junto a la retirada de los elementos de interés patrimonial como ventanas, puertas o farolas para su catalogación y almacenaje de cara a su recolocación en una futura rehabilitación», al tiempo que se instalará un nuevo vallado de seguridad que evite la caída de escombros a la vía pública.

Darle un «uso social»

De este modo, el portavoz del PP en la Corporación local, Gabriel Rodrigo, recordó ayer que con estas actuaciones se salvará un pedazo de la historia de la zona alta del municipio, después de que el ejecutivo del PNV «iniciase un expediente para su declaración de ruina y presupuestase su demolición en 50.690 euros en 2012, lo que volvió a intentar en febrero del año pasado mediante la declaración de ruina inminente». En tal caso, «la demolición la habrían pagado los vecinos de Trapagaran que ahora no tendrían más que un solar limpio».

Sin embargo, el municipio mantendrá esta edificación de 1904, situada en el número 1 de la calle Magdalena, que albergó el primer economato obrero vizcaíno y también el de mayor importancia. Por su parte, el juntero del PP, Arturo Aldecoa, adelantó su intención de solicitar un «uso social» del inmueble consensuado con los residentes del entorno. Un plan contrapuesto al proyecto que contemplaba la construcción de un establecimiento hotelero impulsado por el empresario local José Antonio Ellacuría, una idea de negocio que quedó paralizada por los numerosos condicionantes legales y técnicos que acarreaba tanto la protección de la edificación -que debía ser reparada- como el retraso en el desarrollo urbanístico. Por ello, el PP advirtió que llevaría a los jeltzales ante la Justicia «si dejaban caer el patrimonio para levantar un hotel».