Vecinos de Erandio alertan de la proliferación de vertederos ilegales en el municipio

Un agente junto a varios neumáticos de un vertedero ilegal. / E. C.
Un agente junto a varios neumáticos de un vertedero ilegal. / E. C.

La Policía Local realiza controles preventivos para localizar estas escombreras ante el riesgo medioambiental que implican

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA ERANDIO.

La amplia superficie rural de Erandio plagada de parajes recónditos se ha convertido en un atractivo para aquellos desalmados dispuestos a vaciar escombros de obras o cualquier desecho sin el pertinente control medio ambiental y sanitario. Una situación que ha desbordado a los residentes de estas áreas, que ven los caminos por donde transitan convertidos en vertederos en los que «proliferan ratas, desprende un hedor insoportable y existe un alto riesgo de que un día ocurra un accidente grave», alerta uno de los afectados.

Una de las situaciones más peligrosas sucedió hace unos meses cuando una pila de neumáticos abandonados al borde de una senda cercana del Santuario de la Virgen de Umbe, en el límite entre Erandio y Laukiniz, fue pasto de las llamas generando una gran humareda, mientras que el fuego amenazó con extenderse al monte.

En aquella ocasión la suerte estuvo de la mano de la naturaleza en forma de una patrulla de Tráfico de la Ertzaintza que se encontraba en las inmediaciones realizando un control de alcoholemia. Los agentes fueron alertados por un ciclista que pasaba por el lugar y activó de inmediato todos los servicios de emergencia incluidos bomberos que consiguieron controlar el fuego en minutos evitando males mayores.

Cuando se identifica a un infractor se le abre un expediente e, incluso, se le denuncia por la vía penal

El edil de Urbanismo de Erandio, Egoitz Bilbao, reconoce que la presencia de vertederos «no es inhabitual en Erandio, debido a que tenemos como terreno rural 14 kilómetros cuadros de los 17 de extensión del municipio». Esta vasta zona propicia que «no voy a decir que todos los fines de semana, pero si muchos, aparezcan escombreras incontroladas».

Para las autoridades municipales existen «algunos puntos sensibles de actuación como Playabarri, donde se hacen controles por parte de la Policía Local». «Los fines de semanas se hace un control de prevención más exhaustivo por otras zonas, pero es muy complicado coger a las personas 'in fraganti'», confiesa el concejal. Bilbao apuntó que «también estamos en contacto con una unidad de la Ertzaintza que se encarga de este tipo de delitos pero más centrado en posibles vertidos de empresas a la cuenca del río Asua».

El protocolo de actuación cada vez que se detecta una escombrera ilegal pasa «primero por limpiar la zona». En caso de «tener la suerte de coger a un infractor con las 'manos en la masa'», se le incoa el correspondiente expediente, que puede ser sancionador o una denuncia por la vía penal. A la par el Ayuntamiento da traslado a Fiscalía de estos hechos por si observa que pueda tratarse de un caso más grave susceptible de incurrir en un delito de carácter medioambiental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos