Vecinos y comerciantes denuncian «malos olores» generados por los contáiners soterrados de Romo

Calle Ibaiondo, a la que afectaron los olores. / PEDRO URRESTI
Calle Ibaiondo, a la que afectaron los olores. / PEDRO URRESTI

El Ayuntamiento apunta que los problemas ya se han subsanado y que se debían al periodo de ajuste del sistema

T. IZAGIRRE GETXO.

Vecinos y comerciantes de Romo se quejan del funcionamiento del sistema de contenedores soterrados que el Ayuntamiento colocó en el barrio hace unas semanas, una medida que además era una demanda vecinal. «Después de lo que hemos tenido que aguantar con las obras, -sufrieron ruidos y se produjeron grietas- ahora resulta que tienen averías cada dos por tres», se queja una profesional, para apuntar que los problemas han afectado a las ventas. «Tenemos menos clientes porque es frecuente que haya malos olores», lanza.

«No sabes por lo que estamos pasando. El contenedor de la esquina se avería constantemente y el olor es insoportable», explica Manuel Faustino, dueño de El Abra, un establecimiento en el que vende bacalao. «El olor es horrible; un desastre total», protesta. Este comerciante apunta que, fundamentalmente, la afección se nota más «durante los días de calor, cuando hay un hedor desagradable». Igual que los negocios de la zona, los más cercanos a la isla, reclama que «lo solucionen de una vez». Estos comerciantes se quejan de que tampoco les han informado de nada desde la Administración local. El problema estriba en que «llega un camión o varios y aparcan en la zona peatonal para abrir el contenedor y tratar de arreglar la avería. Están así cada dos por tres». La última vez fue la semana pasada. «Estuvieron el lunes. Otra vez lo levantaron todo, miraron el mecanismo...», comenta José, un residente del barrio que confiesa estar «harto de tanto problema».

Actitudes incívicas

Aunque desde el Ayuntamiento apuntan a que todo ha sido por la puesta a punto del compactador de residuos. «Ha habido un contacto que daba problemas pero el error ya está detectado y solucionado», informa un portavoz municipal. Más que una avería, era una incidencia propia del periodo de adaptación por el que siempre atraviesan este tipo de instalaciones, así que se trataba de ajustar el sistema para que funcionara correctamente. Otra cuestión por la que protestan los vecinos es porque «la zona de alrededor de los contenedores resbala». Desde la Administración local aclaran que «el suelo no resbala de la suciedad de la isla en Ibaiondo, sino de los árboles y el polen que cae al suelo, que se mancha y patina con la lluvia». Eso ha llevado a limpiar la zona para evitar que deslice. También se ejecuta un mantenimiento de estos depósitos soterrados. «Se limpia todo el hueco, y el resto de contenedores los viernes, dando desinfectante y desodorizante».

En cuanto a las bolsas que dejan en el exterior porque hay vecinos que no aceptan este sistema y no quieren introducirlas dentro, fuentes locales lamentan que «hay personas con actitudes poco cívicas. Aunque genera mucho impacto para el resto de la ciudadanía y da muy mala imagen, por suerte son pocas las que tienen este comportamiento». A su juicio, «hemos de concienciarnos todos de que estas prácticas no son el camino para tener un servicio efectivo».

Temas

Getxo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos