Uribe Kosta achaca el recorte en las ayudas de emergencia a la rigidez de sus criterios

La Mancomunidad complementará los subsidios concedidos por el Gobierno vasco en los casos en los que no se cubran las necesidades de los beneficiarios

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA

La presidenta de la Mancomunidad de Uribe Kosta, Anabel Landa, recalca que todos los solicitantes de las ayudas de emergencia social (AES) en esta comarca han percibido este subsidio. Eso sí, puntualiza que durante el pasado ejercicio una parte de los beneficiarios no han percibido la totalidad de la cantidad a la que, a priori, tenían derecho.

Esto es consecuencia de un cambio impuesto el pasado año por parte del Gobierno vasco, titular de las AES, en el decreto destinado a regular su concesión. Se han endurecido los criterios para justificar el destino de estas ayudas calificadas de finalistas y dirigidas a sufragar una necesidad básica y puntual (pago de hipotecas y de recibos energéticos).

Detalló que de las 171 ayudas otorgadas para sufragar el mantenimiento y energía de los hogares, «60 no han podido justificar debidamente la cantidad de dinero recibido». Las técnicas de Bienestar Social «han propuesto no incrementarlas al ver que iba ser muy complicado acreditarlas por los perceptores». Y avanza que para el próximo año, «tendremos en cuenta esta situación y se complementarán por la Mancomunidad en caso de que sea necesario».

La presidenta del ente tachó de «deplorable» que Bildu, partido que denunció estos recortes, «utilice a uno de los sectores más necesitados para atacar políticamente» al vicepresidente de la Mancomunidad y alcalde de Sopela. La formación abertzale asegura que 102 de los 221 perceptores de estas ayudas vieron reducida el pasado año su prestación. Según Bildu, los 334.842 euros destinados por Lakua fueron insuficientes para cubrir la demanda y se habrían requerido 63.417 más que considera que deberían haber aportado los ayuntamiento de esta comarca.

Temas

Sopela

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos