La urbanización de la ladera donde se instalará el ascensor del Txorierri acabará en marzo

Obras en la ladera por la que dircurrirá el ascensor./Pedro Urresti
Obras en la ladera por la que dircurrirá el ascensor. / Pedro Urresti

El Ayuntamiento de Leioa prevé iniciar en abril los trabajos de construcción del elevador para que esté en funcionamiento a finales de este año

TERRY BASTERRA LEIOA.

El ascensor del Txorierri se ha convertido en una cuestión personal para el Ayuntamiento de Leioa. A principios de la década pasada se empezó a valorar la instalación de esta estructura. En 2005 el proyecto fue aprobado por el pleno municipal y se anunció su puesta en marcha para 2007. En estos once años numeras cuestiones han ido poniendo trabas en el camino a esta obra que no comenzó a ejecutarse hasta noviembre de 2016, aunque tuvo que pararse al de pocos meses. Una de las tres familias que fueron expropiadas decidió acudir a los tribunales. La Justicia falló en su contra, pero esto supuso nuevos retrasos hasta que en octubre se retomaron estas labores.

Ahora el Ayuntamiento ve ya la luz al final del túnel. Los trabajos marchan al ritmo previsto y la primera fase de las obras, la centrada en la urbanización de la ladera y que ejecuta el Gobierno vasco, concluirá «a finales de marzo». Así lo indica el concejal de Urbanismo leioaztarra. Iban Rodríguez avanza que el Consistorio prevé sacar a licitación en las próximas semanas los trabajos de instalación del ascensor, valorados en 2'16 millones de euros (sin IVA) y con un plazo de ejecución de siete meses. El Consorcio de Transportes de Bizkaia colaborará en la financiación de esta actuación aportando casi un millón de euros. La intención de la Administración leioaztarra es que al segunda fase de esta demandada obra comience justo después del final de la primera para poder abrir al público el ascensor a finales de este 2018.

Rodríguez explica que durante las jornadas de intensas lluvias de estas últimas semanas, se ha evitado el uso de maquinaria pesada y se ha aprovechado para avanzar en otros aspectos de los trabajos, como es el soterramiento del tendido eléctrico existente en esa zona.

Las características del terreno hacen que haya que ser especialmente cuidadoso con el desarrollo de una obra que se desarrolla en una ladera «complicada a nivel técnico». Precisamente esa dificultad es la que ha hecho al Ayuntamiento plantearse la necesidad de modificar el proyecto para construir 40 VPO y otras tantas viviendas tasadas en esta zona. El ejecutivo local apuesta por alejarlas de la pendiente para evitar cualquier situación de riesgo hacia estas edificaciones en caso de un hipotético corrimiento de tierras en la zona en el futuro.

Los trabajos de urbanización de la ladera fueron adjudicados en 792.107 euros a la empresa Construcciones y Promociones Balzola, con un plazo de ejecución de cuatro meses. Incluyen también la mejora de las cerca de 300 escaleras que conectan Txorierri con Lamiako. El ascensor permitirá conectar a estos dos barrios separados por un desnivel de 35 metros y «unir la zona de Txorierri» con el metro de una forma cómoda y accesible para todo el mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos