Los 'txipis' vencen a la lluvia en Gorliz

La cita dejó un buen sabor de boca a los participantes, que disfrutaron en el fogón y en la mesa.
La cita dejó un buen sabor de boca a los participantes, que disfrutaron en el fogón y en la mesa. / VIRGINIA URIETA

La cuadrilla 'Itsas Lagunak' consigue la txapela, el trofeo y primer premio en una cita que pudo incluso con el mal tiempo

VIRGINIA URIETA GORLIZ.

«¿El secreto? Que la materia prima sea local: el 'txipi' tiene que ser de Gorliz, de la bahía, y las cebollas de la huerta», señalaba ayer el gorliztarra Xabier Garaikoetxea, miembro de la cuadrilla 'Itsas Lagunak' que ayer ganó el trofeo, la txapela y los 100 euros del primer premio del primer concurso de txipirones que ha celebrado Gorliz en el marco de sus 'Santiagos'. «También es el primer concurso al que me presento. Estoy muy contento, no me lo esperaba», confesaba, asegurando que le costó reunir a los amigos pero al final, desafiar a la lluvia mereció la pena. Acudieron a la cita tres cuadrillas, las más valientes porque el mal tiempo no consiguió amedrentarles. El tercer premio fue para 'Los pelaos', que se llevaron su correspondiente trofeo igual que los segundos, 'Biritxihotzean', además de 60 y 80 euros, respectivamente.

Cada maestrillo, dicen, tiene su librillo, pero hay quien puso su toque especial y único en el plato humeante para tratar de sorprender al jurado, un ingrediente estrella que pasó en algunos casos por el txakoli y en otros por un buen chorro de coñac. «Tres días he estado limpiando los 140 txipirones», bromeaba Lauri Beitia, cazuela en mano, antes de la presentación. Acudió junto a sus amigos sobre las 10.00 horas. «Es una pena que no haya acompañado el tiempo, esperamos que el año que viene se presente más gente», decía. La salsa para él es lo más importante. «Hay que potenciarla. Pero sin buena materia prima no haces nada».

Jóvenes y mayores

Asegura su compañero Joni Escondrillas que el concurso «tiene futuro, es bonito. Pueden venir y participar todos los que quieran, también los jóvenes. Que no piensen que es muy complicado hacer los txipirones y no se asusten. Tanto veteranos como chavales pueden hacerlo», decía. Él, que quedó segundo en el concurso de marmitako de la Aste Nagusia bilbaína hace dos años, es un habitual en los certámenes y asegura que le gusta mucho tomar parte en ellos. A pesar de ello ayer la experiencia no fue el factor más importante. Tampoco la lluvia, aunque la bajada de goitiberas que iba a celebrarse a las cinco de la tarde, fue finalmente suspendida por las condiciones meteorológicas.

Explican los participantes que el concurso es una excusa para juntarse, pasar el día entre amigos y estar a gusto, cómo no, rodeados de buena gastronomía. «Tenía que haberse animado más gente, también al ser un día de labor... es complicado. Pero en el concurso de bacalao hubo una veintena de cazuelas y mucho nivel. El cambio a los txipirones está bien, la cosa es hacer la fiesta, participar y reunirnos -valoraba Fernando Ureta-. Quién sabe, igual en el futuro los txipirones se convierten en una piedra de toque». Los de Roberto López se cocían a fuego lento, superaron la lluvia y olían que alimentaban. «Pasados por harina antes de la cazuela, luego con la salsa y esperar a que estén en su punto. Aquí se come mucho txipi... Y mucho de todo. Pero se come bien, eso por supuesto».

Temas

Gorliz

Fotos

Vídeos