Suben de tres a ocho los ataques sexuales en Getxo en el último año

Una concentración celebrada en Getxo en repulsa por una pasada agresión sufrida por una mujer en el municipio. /Ignacio Pérez
Una concentración celebrada en Getxo en repulsa por una pasada agresión sufrida por una mujer en el municipio. / Ignacio Pérez

La Ertzaintza registró también un aumento de las denuncias por estafa en el municipio, que se han duplicado en apenas doce meses y alcanzan los 117 casos

TXEMA IZAGIRRE

Las agresiones sexuales casi se han triplicado en Getxo el último año. Así lo reflejan los datos de la Ertzaintza, según los cuales este tipo de ataques se incrementaron de tres registrados en 2016 a ocho el pasado ejercicio. Este tipo de delitos registró un crecimiento en todas las localidades vascas de más de 50.000 habitantes. Así en Vitoria subieron de 9 a 15 en el último año, en Bilbao pasaron de 29 a 33, en Irún de 4 a 5, mientras que en Barakaldo ascendieron de 8 a 11. En San Sebastián, por su parte, las agresiones sexuales se redujeron de 16 a 15.

Fuentes policiales explican que «todos los estamentos estamos más sensibilizados en estos casos: desde policías a medios de comunicación, políticos, jueces, personal sanitario… También es visible que hay mayor sensibilización por parte de las mujeres a la hora de denunciar, que es lo que deben hacer. Si no, la policía actúa de oficio». También consideran algo puntual el aumento de ataque sexuales en Getxo el último año, ya que apuntan que «la tendencia general es que se mantengan» las cifras de este tipo de delitos.

Entre algunos de los casos denunciados, figura uno que sucedió hacia finales del año pasado se detuvo a un varón de 30 años acusado de un delito de violencia de género por agredir e insultar a su pareja sentimental, de 28 años. El pasado septiembre, un hombre de 46 años, de origen boliviano, fue detenido como presunto autor de sendos delitos de violencia de género. La mujer denunció que, tras mantener una fuerte discusión, la golpeó y la forzó a mantener relaciones sexuales sin su consentimiento en la misma vivienda de la calle Euskal Herria.

Pocos días antes, el 26 de septiembre, llegó otro caso sonado. Un joven de 24 años fue acusado de agredir sexualmente a una menor de edad y realizar tocamientos a otra chica, también menor, a la que hurtó el teléfono móvil. Estos últimos hechos ocurrieron durante las últimas fiestas de Las Mercedes en Las Arenas.

De los datos de la Policía autónoma en Getxo destacan igualmente el incremento de estafas. De 59 se ha pasado a 117 el ejercicio anterior. La mayoría de la casuística se produce por internet al usar los datos que el usuario ha dado para comprar con cargo a la tarjeta bancaria. Los problemas se traducen en transferencias de pequeñas cuantías a otras cuentas o cargos por la realización de pequeñas adquisiciones que tienen buena salida en el mercado. Mercancía que los cacos venden fácil.

El alcalde de Getxo, Imanol Landa, siempre incide en que «Getxo es un municipio seguro». Y las estadísticas de la Ertzaintza lo corroboran en líneas generales. Las infracciones penales cometidas -1.809, 34 menos que el año anterior- están varios puntos por debajo de las tres capitales vascas y de Barakaldo. Por cada mil habitantes en Getxo se registraron 23,07 delitos. La tasa es la menor de todas las ciudades de Euskadi de más de 50.000 personas empadronadas.

Otros datos destacados, según el registro de la Ertzaintza de infracciones penales, son los 152 casos de lesiones, 21 más que el año anterior. De ellos 31 tuvieron lugar dentro del ámbito familiar, frente a los 15 de 2016. Hubo también dos casos menos de denuncias por tortura y contra la integridad.

También son llamativos, por su alto número, las infracciones penales contra el patrimonio y al orden socioeconómico. Aún así bajaron de 1.412 a 1.327. En ese capítulo se incluyen hurtos y robos, incluidos en los que se ha empleado violencia o intimidación. Dentro de esta última categoría la Ertzaintza registró 125 denuncias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos