Sopela proyecta crear una amplia zona peatonal en el centro de la localidad

La calle Akilino Arriola es la vía que se quiere semipeatonalizar./T. B.
La calle Akilino Arriola es la vía que se quiere semipeatonalizar. / T. B.

El alcalde cifra en 600.000 euros la actuación necesaria en Akilino Arriola, que quedaría conectada con las calles Iparragirre, Doctor Landa y Elizalde

TERRY BASTERRA

Semipeatonalizar Akilino Arriola, una de las principales calles del centro de Sopela, y unirla con Doctor Landa, Iparragirre y Elizalde, que ya son de uso exclusivo para los viandantes. Este es uno de los proyecto que tiene en cartera el equipo de gobierno formado por PNV y PSE para «vertebrar» este núcleo urbano y «revitalizar el comercio», según destaca el alcalde Gontzal Hermosilla. El equipo de gobierno cuenta con un borrador que cifra en 600.000 euros la inversión necesaria en Akilino Arriola. La voluntad del ejecutivo local es iniciar los trámites de licitación este mismo año y acometer las obras en esta céntrica calle entre este año y 2019.

Pero la actuación va más allá y también incluye, según detalla Hermosilla, la mejora de las redes de las conducciones de servicios como el del alumbrado o el saneamiento. «Lo lógico es que aprovechemos para hacer estas mejoras durante la obra y no tener que levantar la calle años después para realizarlas», apunta. La inclusión de estas mejoras en las redes ha hecho que el presupuesto de este proyecto de semipeatonalización aumente sobre el fijado hace unos años para esta misma calle.

En cuanto al tráfico en Akilino Arriola, quedará restringido a un único carril en sentido Berango, aunque en todo el tramo peatonalizado -unos 250 metros entre el cruce con la calle Loroño y el entorno de la parroquia de San Pedro Apóstol, junto al colegio de Zipiriñe- los viandantes tendrán prioridad sobre los vehículos. Estos verán restringida su velocidad a un máximo de 20 ó 30 kilómetros por hora. La cifra está aún por determinar en el proyecto definitivo, así como el tipo de baldosa que se aplique en esta calle que también permitirá ampliar la zona peatonal hasta el parque de Jauregizar. En este espacio lúdico el Consistorio tiene previsto invertir otros 600.000 euros en su renovación.

El regidor no esconde que a largo plazo le gustaría poder ampliar los espacios peatonales de Sopela, aunque añade que para ello se debería antes «sacar el tráfico del centro, desviándolo por la zona de Ripa», una gran obra, la de esta carretera, cuyo coste rondaría «los 2 millones».

Hermosilla añade que, como la semipeatonalización no figura en los presupuestos municipales -aprobados el lunes con un importe de 16,3 millones-, para poder acometer esta obra el pleno tendrá que aprobar antes una modificación presupuestaria. Para ello confía que el equipo de gobierno encuentre el apoyo de alguno de los miembros de la oposición y poder sacarla adelante. También apunta Hermosilla que hay otras «obras urgentes» que el ejecutivo local quiere llevar a cabo y que podrían retrasar la semipeatonalización de Akilino Arriola.

Acceso a Sopelmar y Lizarre

Entre estas actuación está la mejora de la carretera a Sopelmar, una vía que suma «cerca de 15 años sin que haga una obra importante». «Queremos darle un acceso adecuado y hacer una acera», añade. Otras necesidades que ya cuentan con un borrador para poder atenderlas son el arreglo definitivo del polideportivo de Urko (300.000 euros), «la adecuación total del barrio de Lizarre» (600.000) o la mejora de aceras en distintos lugares (200.000). El propio alcalde reconoce que «Sopela no está adaptada a las necesidades en materia de accesibilidad».

Temas

Sopela

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos