Sopela desatasca el vial de acceso al hospital de Urduliz

La carretera de Osteiko lleva sembrando la discordia desde la anterior legislatura. / PEDRO URRESTI
La carretera de Osteiko lleva sembrando la discordia desde la anterior legislatura. / PEDRO URRESTI

El Ayuntamiento prioriza finalizar el tramo inacabado desde hace más de tres años y presenta mañana las medidas de seguridad que implantará en la zona

VIRGINIA URIETA SOPELA.

El Ayuntamiento de Sopela, liderado por el PNV, que gobierna junto al PSE, ha decidido priorizar la finalización del tramo de apenas 50 metros de la carretera que unirá el municipio con el hospital de Urduliz y que también dará servicio al futuro polígono que se levantará en la zona. La obra se estancó hace más de tres años, justo en el límite entre las localidades, y sigue parada, a falta de apenas 50 metros para su conclusión. Sopela ha decidido desatascar el acceso tras los resultados de una encuesta realizada entre 600 personas en la que los vecinos puntuaron con un 8 sobre 10 la necesidad de culminarlo. Después, les invitó a hacer aportaciones sobre la fórmula para garantizar la seguridad en la carretera, y los responsables municipales presentarán mañana las medidas que tomarán. Todo para implicar a los vecinos «en una de las actuaciones más importantes que acometerá durante esta legislatura, la apertura del vial, enmarcada en la estrategia integral de mejora de la movilidad que se ejecuta actualmente», explicaron fuentes municipales.

El Consistorio ha organizado una asamblea abierta a las 17.00 horas de mañana en Kurtzio Kultur Etxea para presentar públicamente las «las posibles soluciones o acciones para mejorar la seguridad y la convivencia entre peatones, ciclistas y automóviles» en dicho tramo, que sería la continuación de un itinerario muy utilizado - el de Olabide- en el que los vecinos han denunciado el incremento de la siniestralidad desde que se pusiera en marcha el Alfredo Espinosa.

A la cita acudirán el alcalde, Gontzal Hermosilla; Antxon Gallego, en representación de la empresa Iritziak Batuz; y Iosu Ramirez, responsable de la empresa Leber. El encuentro contará con un aforo máximo de 180 personas.El tramo que ahora quiere finalizarse está paralizado desde que en la anterior legislatura, EH Bildu, que lideraba el Ayuntamiento, llevara a los tribunales al Consistorio de Urduliz por negarse a parar la obra, «que invadía su término municipal». El nuevo equipo de gobierno jeltzale retiró la denuncia en octubre de 2015, pero no ha sido hasta este año cuando se ha decidido retomar la obra de un acceso que la agrupación de vecinos Susan, amparándose en un informe municipal del anterior mandato, considera ilegal porque dará servicio comarcal pese a estar recogido como sistema local.

Temas

Sopela

Fotos

Vídeos