El reto de repoblar el Gobela de angulas

Una docena de las angulas liberadas hace unos días en el Gobela. / E. C.
Una docena de las angulas liberadas hace unos días en el Gobela. / E. C.

La asociación de afectados por las inundaciones trata de reintroducir la especie en este río desde hace tres años

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

El Gobela fue un hervidero de angulas hace décadas. La asociación de afectados por las inundaciones en este río lo sabe y por este motivo desde hace tres años realiza campañas de repoblación de esta especie. Llevan cerca de un millar en este tiempo, los últimos hace unos días, cuando depositaron en estas aguas 300 ejemplares, pese a que, como afirman, las condiciones actuales del cauce, con importantes obras hidráulicas y de urbanización, no son las más adecuadas para facilitar la recuperación de esta apreciada especie. De hecho la cuenca se quedó hace una década fuera de las contempladas para la repoblación de la anguila europea por el Gobierno vasco.

Pese a las dificultades que entraña esta repoblación estos vecinos del entorno del Gobela no se resisten. «Asumimos como objetivos la mejora hidráulica y el aumento de la seguridad como la recuperación ambiental de nuestro río y de nuestro entorno», recalcan. Los damnificados por las inundaciones insisten en que persiguen todas las mejoras en el río, incluidas las que benefician a la fauna y flora. Por ese motivo, en los últimos tres años han soltado cerca de mil ejemplares y han lanzado 'auzolanak' o trabajos en los que los vecinos se reúnen para proceder a desbrozar plantas invasoras como el plumero de la pampa.

«En estos años hemos trabajado activamente por la preservación de nuestra anguila ante la suma de dificultades y conscientes de su regresión», aseguran. Pero critican que las obras hidráulicas han supuesto la colocación de obstáculos que los benjamines de esta especie no pueden superar cuando quieren llegar al río donde habitaron sus progenitores antes de abandonarlo para acudir al mar de los Sargazos a reproducirse. «En el aliviadero la Agencia Vasca del Agua puso escalas de ayuda para las angulas, pero los nuevos saltos de agua de la zona del hotel Artaza han empeorado la situación a partir de este punto», se quejan. A juicio de los damnificados, suponen «barreras» para que estos animales no puedan subir más arriba por el cauce del río getxotara.

Esta temporada solo se ha contabilizado la entrada de una docena de angulas en el río getxotarra

Sin que sea cuestión de ciencia, los vecinos apuntan que lo avalan con hechos porque «hay colaboradores que testean la entrada río arriba, de una especie que antes se llegaba a capturar en la zona de Salsidu». Por eso afirman que, «en estos últimos años hemos podido contabilizar y constatar que de la entrada de algunos centenares de ejemplares, hemos pasado a que este año apenas se hayan contabilizado una docena». La merma la achacan los vecinso del entorno del Gobela a esos «obstáculos para que esta especie remonte el río arriba que se han escogido como fórmulas en la obra hidráulica».

Pero las acciones que han dificultado la presencia de esta especie en el Gobela comenzaron hace ya décadas. Como ejemplo puede figurar la matanza provocada con los rellenos de tierra efectuados en Fadura para construir la Ciudad Deportiva Municipal, en los 70. Cientos de ejemplares se quedaron en una gran área desecada. Entonces, era muy frecuente ver esra especie desde cualquiera de los puentes, incluso en las etapas de mayor contaminación fecal.

Los vecinos llevan a cabo estas actuaciones porque el Gobela se quedó fuera del Plan de Recuperación de la Anguila Europea, que data de 2007, y que cuenta con su plan para Euskadi desde finales de 2008. Uno de los factores que se impone es el buen estado ecológico de las aguas. Y el Gobela y su estuario del Nervión, por el efecto de décadas de trabajo del puerto y porque el río sirvió de caudal natural de las aguas fecales, han mejorado ostensiblemente su calidad, pero se quedaron fuera.

Temas

Getxo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos