Plentzia levanta puentes hacia Placentia

Representantes de ambos municipios en Canadá, a donde acudió una delegación de Plentzia. / E. C.
Representantes de ambos municipios en Canadá, a donde acudió una delegación de Plentzia. / E. C.

El Comité de Hermanamiento idea una decena de propuestas para que los municipios sigan estrechando lazos

VIRGINIA URIETA PLENTZIA.

Un nuevo apartado que hable sobre el hermanamiento entre Plentzia y Placentia (en Terranova, Canadá) en la página web municipal, charlas informativas sobre el proceso de unión entre las dos localidades – se dice que balleneros plentziarras bautizaron el enclave en homenaje a la villa, cuando la desaparición de cetáceos de las costas vascas les empujó a descubrir nuevos mares–, intercambios de estudiantes, una ruta turística en Canadá que hable sobre su pasado vasco o un encuentro con canadienses residentes en Bizkaia. Éstas y otras interesantes propuestas han sido ya debatidas por el Comité de Hermanamiento de Plentzia, que pretende que la villa marinera y el enclave canadiense sigan estrechando los lazos históricos que les vinculan desde el siglo XVI.

El primer puente ya se tendió en agosto, con la oficialización de su parentesco. Además, representantes municipales de Placentia ya han visitado la villa, y una delegación plentziarra devolvió el gesto después. Así, la comisión de hermanamiento, compuesta por David Crestelo, alcalde de la villa; Zutoia Azurmendi, concejala de Turismo; Nieves San Sebastián, del PNV; Keltse Macías, del Grupo Independiente, y Sabino Laucirica, investigador de la relación entre Placentia y Plentzia y promotor de la unión, seguirá potenciando la relación entre ambas comunidades.

El alcalde, David Crestelo, aseguró que se pretende que la web local ofrezca enlaces a páginas sobre la historia común, narración del hermanamiento o documentación. Se trata de proyectos que están «sobre la mesa y siendo todavía estudiados, pero en futuro desarrollo», como charlas o la elaboración de un escrito para informar a todos los vecinos del compromiso establecido entre ambas comunidades.

El investigador Laucirica, además –poseedor del Heritage Award, premio concedido por la defensa del patrimonio-, elaboraría un escrito en este sentido, para dar a conocer la historia de este pasado vasco compartido. Otra de las propuestas que se encuentran sobre la mesa y que según fuentes municipales, se están estudiando en Canadá, son el intercambio de estudiantes entre los institutos de ambos municipios, la plantación de un esqueje de arce rojo «o de algún árbol representativo de Terranova» en la villa y de un roble de Gernika allí, una señalización a las entradas de la villa sobre el pacto, e incluso la creación de una ruta turística sobre la historia de los vascos allí. También se ha sugerido la creación de un lugar informativo sobre la relación entre ambos municipios o la organización de un encuentro con canadienses residentes en el territorio. Además, se ha propuesto una sección en la oficina de Turismo con información para viajar a Canadá. «El hermanamiento es un trabajo a futuro. Intentaremos que las iniciativas que se han planteado tengan el mayor recorrido posible», valoró el alcalde.

Temas

Libro

Fotos

Vídeos