«¿Qué es un pleno, alcaldesa?»

Los pequeños se sentaron en el lugar que ocupan los concejales en las sesiones. /A. GALBARRIARTU
Los pequeños se sentaron en el lugar que ocupan los concejales en las sesiones. / A. GALBARRIARTU

El Consejo de la Infancia de Leioa se acerca al funcionamiento de este órgano para aprender sobre la realidad municipal

TERRY BASTERRA LEIOA.

«¿Qué es un pleno?» Esa pregunta fue una de las que le trasladaron los representantes del Consejo de la Infancia de Leioa a la alcaldesa, Mari Carmen Urbieta, durante una sesión especial de este órgano de participación celebrada ayer en el Ayuntamiento. La cuestión formulada por la pequeña Katalin Zurita no era baladí, pues los 19 niños de entre 9 y 13 años que representaban a los colegios del municipio ocupaban los asientos de los concejales en el salón de plenos y querían conocer qué cuestiones se abordaban allí. La regidora les explicó que aquél es el lugar desde el que los ediles votan las diferentes cuestiones que afectan al municipio y que deben contar con la aprobación de esta cámara.

La de ayer no fue una sesión más del Consejo de la Infancia de Leioa. Además del lugar, los pequeños también pudieron saber del papel que realizan la interventora y la secretaria municipal a la hora de «dar el visto bueno» a los acuerdos alcanzados en esta sala desde un punto de vista económico y legal, respectivamente.

El presupuesto

Conocieron además las principales líneas maestras de cara a elaborar un presupuesto municipal, tanto en el apartado de ingresos (impuestos, tasas, transferencias corrientes...), como en el de gastos (personal, servicios, inversiones), para garantizar que un Consistorio dispone de suficientes fondos al año para garantizar que se cubren las necesidades del municipio.

Pero aunque explicar el funcionamiento de un pleno y la elaboración de los presupuestos era el objetivo principal de esta sesión, la alcaldesa reiteró a los pequeños la importancia que el Consejo de la Infancia tiene para Leioa, municipio pionero en Bizkaia en la constitución de este órgano de participación que poco a poco se va extendiendo a otras localidades.

«Os agradezco la labor que realizáis porque nos aportáis una visión que se nos escapa a los adultos. Nos ayudáis a mirar de otra manera y a planificar el pueblo para todas las personas que viven aquí», valoró Urbieta. Como ejemplo de esta visión que tienen las personas mayores puso el urbanismo y cómo la aportación infantil ayuda a que localidades como Leioa sean más abiertas «y todas las personas tengan más espacio». Aunque la de ayer no era una sesión específica para trasladar peticiones a la máxima dirigente local, el pequeño Luken Ugalde, que ocupaba además el sillón desde el que la alcaldesa dirige los plenos, no se pudo resistir. «¿Pueden poner un semáforo en la zona del bar Mulligans? Es que hace poco atropellaron a un amigo allí y así se daría más seguridad a los peatones», trasladó a la regidora este estudiante de Betiko Ikastola. Urbieta recordó que en este entorno se han producido varios atropellos en los últimos años y que, pese a las medidas adoptadas, como son los pasos de cebra elevados, la problemática no se ha solucionado. Por ello indicó a los pequeños que el Ayuntamiento de Leioa valora la instalación de semáforos en este punto. La próxima sesión del Consejo de la Infancia se celebrará a mediados de diciembre en la torre de Ondiz. Allí los pequeños volverán a trasladar sus peticiones y a interesarse por el desarrollo de las planteadas en anteriores reuniones de este órgano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos