Padres de Sopela anuncian protestas contra la falta de espacio en Zipiriñe

La Corporación se opone a que los escolares ocupen este módulo prefabricado. / PEDRO URRESTI
La Corporación se opone a que los escolares ocupen este módulo prefabricado. / PEDRO URRESTI

El Departamento de Educación instaló el miércoles un barracón en el jardín. El alcalde pide otras soluciones

VIRGINIA URIETA SOPELA.

La falta de espacio en el colegio Zipiriñe de Sopela ha llevado al Departamento de Educación del Gobierno vasco a instalar, desde el pasado miércoles, un barracón en el patio, ya que se prevé que el próximo curso no haya pupitres suficientes en esta localidad en plena expansión urbanística y demográfica. La medida ha desatado la alarma de los padres, que no quieren que se repita la situación que se produjo en Urduliz, donde los pequeños llevan años estudiando en estos módulos, si bien el Gobierno vasco realiza ahora una millonaria ampliación del centro escolar.

La Ampa aseguró que «se trata de una problemática que viene de lejos. No queremos ser un Urduliz dos. A partir de ahora vamos a hacer movilizaciones para evitar que esa situación llegue, además de reunirnos con la consejera de Educación». El asunto saltó al pleno municipal la noche del jueves. El Ayuntamiento aprobó por unanimidad la propuesta que presentó la concejala no adscrita, Manuela Ruiz Vivanco, para instar al Gobierno vasco a realizar un análisis de la realidad escolar del municipio, además de buscar una solución «y evitar que el barracón que se está instalando en el jardín de recreo de los niños sea ocupado por los alumnos». Demandaron con ello una respuesta «lo más rápida posible» para que los alumnos «puedan acceder en condiciones óptimas de espacio y calidad educativa».

Presupuesto «limitado»

El alcalde, Gontzal Hermosilla, explicó que aunque apoyan «sin fisuras» la proposición para evitar la estancia en el barracón, el presupuesto del Consistorio «es limitado y comprar parcelas para un futuro centro se antoja complicado. El barracón es una solución puntual e inadecuada y ya se ha demandado a Educación que se busquen otras opciones. Ahora, con la aprobación de los presupuestos del año que viene pendiente, es un buen momento para conocer las propuestas de los grupos», zanjó. Además, el regidor aseguró que también se reunirá con Educación.

«Nos parece que como mucho se puede permitir como solución temporal y en las movilizaciones que celebréis el apoyo va a ser total por nuestra parte porque queremos buscar una solución a esta situación», dijo a los padres. El edil de DB-TU, Jon Gerediaga, apuntó que ya en 2016 se presentaron propuestas para evitar los «problemas de saturación del centro». El portavoz de EH Bildu, Guillermo Vio, calificó el problema como «la punta del iceberg. Queremos que el Ayuntamiento analice la situación de los centros de Sopela y apostamos, a largo plazo, por la creación de otro centro de educación Primaria e Infantil».

Los padres agradecieron el consenso político a la hora de querer «aliviar» la situación del centro pero lamentaron la tardanza. «Hace tres años que se habló de este tema, hemos venido varias veces al pleno... Más vale tarde que nunca así que estamos dispuestos a reunirnos con todos», indicaron.

Por otro lado, aseguraron que no tienen quejas sobre la empresa que suministra los menús escolares, la misma que provee al instituto Iberre y al colegio de Muskiz en el que apareció un gusano. La Ampa lamentó que se ha creado «cierta alarma» con la que los aitas del centro no están de acuerdo. «Estamos trabajando en proyectos como 'Gure platera, gure aukera', porque no es lo mismo dar de comer a 100 que a 750 como en Zipiriñe. Tenemos problemas de espacio, no de calidad», indicaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos