Los padres del colegio Zipiriñe de Sopela inician protestas contra la «saturación» de las aulas

El centro escolar cuenta con más de 750 alumbos. / PEDRO URRESTI
El centro escolar cuenta con más de 750 alumbos. / PEDRO URRESTI

La AMPA convoca una manifestación el viernes contra los barracones y para que se materialice con urgencia la ampliación

TERRY BASTERRA SOPELA.

Los padres del colegio Zipiriñe de Sopela iniciarán esta semana las movilizaciones contra la falta de espacio en el centro, en el que recientemente el Gobierno vasco instaló un barracón. El viernes, una marcha popular recorrerá las calles desde el colegio público hasta el Ayuntamiento. Los padres aseguran que el equipamiento educativo, donde se imparte educación Infantil y Primaria, es el que «más alumnos tiene de Bizkaia» de todos los de sus características.

«Hay matriculados casi 900 chavales en 44 aulas cuando había 40 clases», sostiene Ignacio Rodríguez, uno de los progenitores. Se han eliminado salas como la de audiovisuales y música por falta de espacio y tampoco hay posibilidad de hacer desdobles en las asignaturas de idiomas. Todo ello repercute «en la calidad educativa que reciben nuestros hijos». Los padres recuerdan además que son cerca de 750 los estudiantes que hacen uso del servicio de comedor y que, debido a su tamaño insuficiente, se han tenido que establecer tres turnos de comida.

También lamentan la reciente instalación por parte del Gobierno vasco de un barracón en el patio que prevén que sirva como solución a la falta de espacio a partir del próximo curso, lo que hace temer a las familias que en Zipiriñe se repita lo ocurrido con el colegio de Urduliz, en el que los niños han estudiado varios años en barracones, si bien actualmente el Gobierno vasco está realizando una ampliación millonaria.

Por ello, han decidido iniciar una serie de movilizaciones que comenzarán este viernes a las 16.45 horas con una marcha que prevén «multitudinaria». Los padres llevan tres años reclamando una solución a la falta de espacio, una problemática que también afecta al instituto de la localidad.

El gobierno de Sopela anunció la pasada semana la reserva de dos millones de euros en los presupuestos municipales de 2018 para la compra de unos terrenos que pondrá a disposición del Gobierno Vasco. Confía el ejecutivo local en que pueda levantar allí un nuevo centro más amplio para acoger la Educación Secundaria y el Bachiller. De esta manera el actual instituto se podría utilizar como colegio.

Los progenitores no ven mal esta iniciativa, pero temen que esta solución se pueda prolongar varios años entre la compra de la parcela, la redacción del proyecto de nuevo IES, el proceso de licitación de las obras y los trabajos de construcción. Además les preocupa que «la promesa del alcalde» no cristalice y se quede en «buenas intenciones».

«Solución integral»

«La situación actual de Zipiriñe tiene que ser transitoria. Un barracón no es algo sostenible. Hay que poner fin a esta situación y dar una solución integral a los centros educativos de Sopela, que es un municipio donde hay muchos niños», manifiesta el alcalde. El regidor confía en que los presupuestos municipales para 2018 salgan adelante y el Consistorio pueda iniciar el proceso para la adquisición del terreno, una parcela que no tendrá menos de 4.500 metros cuadrados. Allí se levantará el nuevo instituto de la localidad, también saturado. Así, Iberre quedaría liberado para albergar un nuevo centro o bien para acoger parte de los cursos que ahora se imparten en Zipiriñe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos