La Oficina de Atención Ciudadana de Astrabudua renueva su imagen

I. SÁNCHEZ DE LUNA ERANDIO.

La Oficina de Atención Ciudadana de Astrabudua ha cerrado sus puertas para comenzar las obras de adecuación a las necesidades del nuevo Servicio de Atención Ciudadana, SAC, que también se implantará en Altzaga, muy cerca del Ayuntamiento. Los trabajos se prolongarán durante dos meses y están centrados en cambiar parte de la estética y readecuar las instalaciones para ofrecer un mejor servicio al vecindario.

El caso del futuro SAC de Altzaga será bien diferente. Se partirá de cero. La nueva oficina se ubicará a unos metros de la casa consistorial, en los bajos las viviendas de protección oficial ubicadas en Antonio Trueba Zeharkalea, donde se habilitará «un nuevo espacio funcional, moderno y adaptado a las necesidades», detallaron fuentes municipales.

Eso sí, en ambos casos se introducirán una serie de mejoras comunes para poder albergar el servicio de una manera óptima: habrá suficiente personal para atender al público, se adquirirán elementos técnicos y habrá opciones de pago con tarjeta. Además, se ampliará el horario de atención al público, habrá personal que pueda comunicarse en euskera o castellano y se facilitará la realización de los trámites más habituales. El servicio se complementará con una sala de espera y de reuniones para tratar temas que requieren mayor confidencialidad.

La puesta en marcha del SAC de Altzaga, por otro lado, es una de las prioridades del equipo de gobierno para la presente legislatura. Tiene como objetivo «mejorar la relación con la ciudadanía», según destacaron fuentes del equipo de gobierno que lidera Joseba Goikuria. Sus dos bases primordiales serán la agilización y simplificación tanto de los procedimientos como de las gestiones que el vecindario ha de realizar en el Ayuntamiento. El SAC se habilitará junto a la futura biblioteca municipal, que se ha quedado pequeña. La infraestructura cultural supondrá un desembolso de 495.000 euros para las arcas municipales. A esta cifra se sumará los 150.000 euros en el mobiliario necesario para acoger en condiciones a los usuarios de ambas instalaciones.

Fotos

Vídeos