Mujeres por un mundo mejor

Las mujeres llegaron a Euskadi el día 2 y mañana terminarán su formación en Getxo. / PEDRO URRESTI
Las mujeres llegaron a Euskadi el día 2 y mañana terminarán su formación en Getxo. / PEDRO URRESTI

Diez féminas que ejercen altos cargos en Bolivia visitan Getxo para participar en un taller de liderazgo

VIRGINIA URIETA GETXO.

«La mujer indígena tiene que hacer frente a una triple lucha: para salir de la pobreza, para hacerse visible en su organización y como mujer. Son batallas cotidianas en esos 36 pueblos de los que formamos parte», señala Gelmi Castellón, directora de la asociación Proceso Servicios Educativos, situada en Santa Cruz. Ella, junto a otras nueve mujeres bolivianas de las diferentes regiones del país, ha participado estos últimos días en un curso que, de manos de la ONG getxotarra Zabalketa y con la colaboración de Ner Group –asociación de organizaciones y empresas de Euskadi–, trata de empoderarlas y adiestrarlas en el liderazgo. Mostrarles todo de lo que son capaces aquí y allí.

Provenientes de las zonas de La Paz, Chiquitanía y Chuquisaca, las mujeres llegaron el pasado 2 de octubre y hoy terminan el curso de liderazgo y organización que les han ofrecido, con diferentes sesiones que se ha llevado a cabo en Getxo y también en Areatza y Gipuzkoa para conocer diferentes experiencias y relacionarse con otras mujeres, que lideran proyectos, de las cuales muchas, como ellas, provienen de un entorno rural.Por ejemplo, se han reunido con la concejala getxotarra Keltse Eiguren y representantes municipales de Portugalete y Leioa.

Las mujeres, que en su día participaron en procesos de empoderamiento de manos de la ONG Zabalketa en Bolivia, están asumiendo cargos de responsabilidad en organizaciones locales, algunas indígenas, y también en la Administración. «Queremos fortalecer sus capacidades para el liderazgo en la organización en la que están. Se trata de que desarrollen habilidades para ejercer mejor sus funciones y para que logren los objetivos que se proponen», explica Teresa López de Armentia, de la ONG, que indica que «la formación recibida en Euskadi les va a motivar y a dar fuerzas para seguir trabajando por su comunidad».

«Aquí hace años que se trabaja el liderazgo femenino y ha habido muchos avances. Hemos aprendido de esas experiencias y metodologías, que nos sirven para decir que de verdad se puede, que la mujer rural o indígena puede ocupar espacios de poder», señala Manuela Arlena. Ella es en su país una especie de alcaldesa, la ‘Gran cacique’ de su región. La máxima autoridad en el pueblo indígena.

«Es un cargo que ahora se está abriendo a las mujeres, antes era impensable que una de nosotras lo ocupara», asegura esta boliviana, que explica que tanto ella como sus compañeras tratan de que la educación llegue a sus comunidades, «donde algunos sólo estudian hasta Primaria porque tampoco hay profesores». También quieren hacer avanzar la salud y la productividad. Ellas son líderes porque además de promover el desarrollo sostenible local, motivan a que otras mujeres las sigan. Son ejemplos.

Poder de decisión

Según aseguran, lo más interesante ha sido «conocer lo que hacen otros para crecer. Saber que la lucha de la mujer por avanzar en los derechos no es particular de nuestra Bolivia, sino que se da en todo el mundo y, en diferentes condiciones», manifiestan. Porque todas luchan por ejercer sus derechos y facilitar la vida de las que vienen. «Aprender de otras realidades te fortalece y te ayuda a crecer. Aquí se ha avanzado mucho en eso, aunque en Euskadi hay otros retos que conquistar: acabar con los micromachismos, el famoso techo de cristal… Nosotras todavía estamos en el camino de participar, incluirnos y tener poder de decisión», señalan. Les ha sorprendido ver cómo aquí parece funcionar eso de que la mujer tenga un cargo importante, de que alguna que otra empresa apueste en femenino y de que, después de la lucha, lleguen los reconocimientos. En el futuro, Zabalketa trabajará en las iniciativas que han aprendido y en la manera de aplicarlas en su país, por lo que llevarán a cabo un seguimiento de la recogida de ideas sobre cómo afrontar las dificultades y retos comunes en estos rincones del mundo, Euskadi y Bolivia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos