El matrimonio que denunció al alcalde de Erandio no recurrirá su absolución

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA

El matrimonio de octogenarios que llevó a los tribunales al alcalde de Erandio, Joseba Goikouria, y a dos exediles de Urbanismo, Itziar Coba y Asier San Nicolás por permitir el funcionamiento de una chatarrería sin licencia no va a recurrir el fallo. La sentencia que condena a la exedil a una pena de siete años de inhabilitación por prevaricación y al pago de 8.470 euros también exime a su predecesor y al regidor de cualquier delito o multa. La pareja asegura que «no buscamos ninguna clase de venganza». Eso sí, la sentencia les ha dejado una sensación «más agria que dulce. No era todo lo que buscábamos».

Al menos, aseguran, han sacado a la luz «la injusticia que supone que una firma haya estado funcionando durante 17 años sin ningún tipo de licencia y que siga abierta». Se instaló en Asua el año 2000, cuando ellos, que regresaron de Venezuela, a donde habían emigrado, pidieron permiso para instalar al lado una fábrica de tornillos que les fue denegado, motivo por el que comenzaron la batalla judicial. «Ahora nos queda un terreno que no vale para nada», lamentaron.

El Ayuntamiento ha abierto un expediente para ordenar el cierre definitivo de la empresa de recuperación de metales. «Ahora parece que está cumpliendo todo lo que marca la ley», reconoce el abogado de la familia, si bien «no se resolverá todo antes de dos ó tres años». La medida sustituye la orden cierre dictada hace dos años para cumplir un mandato judicial, aunque el procedimiento se demoró y la chatarrería recurrió al haber caducado y deberse comenzar de nuevo. «Siempre nos ha quedado la duda de si esta caducidad se produjo accidentalmente», resaltó el letrado.

Fotos

Vídeos