Loiu ahorrará 150.000 euros en cinco años con un plan energético municipal

Ahorrar en energía permitirá incrementar las inversiones. / B. AGUDO

El Ayuntamiento, que busca adecuarse a los estándares europeos, intentará propiciar un cambio de hábitos

ERLANTZ GUDE LOIU.

El equipo de gobierno de Loiu activará un paquete de medidas para incrementar la eficiencia energética de los cinco edificios municipales que deparará un sustancial ahorro, cifrado en unos 150.000 euros en el próximo lustro. Una cantidad nada desdeñable para un municipio de su tamaño. Para ello, el gabinete dirigido por el alcalde Josu Andoni Begoña analizará los niveles de consumo en cada uno de los inmuebles. Según el propio regidor, el proyecto «no solo consiste en disminuir el consumo, generando ahorro, sino también en adecuarnos a los estándares europeos y globales de minimización de la huella ecológica».

El gobierno jeltzale, continúa Begoña, apuesta por esta iniciativa «en beneficio de la propia localidad», haciendo hincapié en la menor cantidad de recursos económicos que se dedicarían a energía, «además de avanzar en el ámbito de la sostenibilidad y el cuidado del medioambiente». Los edificios municipales, recalca el alcalde, se encuentran entre los mayores consumidores de energía. No obstante, ganar eficiencia en este terreno, advierte, «siempre conlleva, en mayor o menos medida, algún tipo de inversión, ya sea para mejorar los equipos existentes o para adquirir otros más avanzados».

Begoña aduce que se trata de un modelo de gestión transversal, «ya que, al margen de ahorrar recursos, se implementan política medioambientales y de Agenda 21». Se trata, además, de una actuación demandada por los cinco centros educativos de la localidad «en los distintos análisis y trabajos realizados en el marco del foro escolar municipal, y cuyas propuestas agradecemos», precisa.

Concienciar

Las políticas que fomentará el Ayuntamiento pretenden influir en la conducta de los usuarios de las instalaciones a fin de que el ahorro energético sea tan efectivo como se ambiciona. «Se trabajará para concienciar a la gente, buscando un cambio de hábitos, sin reducir nuestro confort, propiciando que, ante todo, prevalezca el sentido común. Los ahorros asociados al comportamiento no solo son menos costosos en términos de esfuerzo, sino también más duraderos y sostenibles», razona. Confía en involucrar a la ciudadanía en esta apuesta.

Fotos

Vídeos