Una llave para integrar a los migrantes

El programa Gauean permite a seis inmigrantes tener un importante apoyo en Getxo para salir adelante./Manu Cecilio
El programa Gauean permite a seis inmigrantes tener un importante apoyo en Getxo para salir adelante. / Manu Cecilio

Seis africanos reciben en Getxo desayuno, comida, cena y cama. «Son recién llegados y están desprotegidos», destaca el párroco de San Nicolás

TXEMA IZAGIRREetxo

Algo más de medio centenar de voluntarios se implican en la creación de un espacio de acogida y punto de encuentro de jóvenes migrantes que se ha puesto en marcha a finales de diciembre en los locales parroquiales de la iglesia de San Nicolás, en Algorta. Del programa Gauean se benefician en la actualidad seis personas, a las que se da la oportunidad de desayunar, comer, cenar y dormir, además de ducharse y hacer la colada. Getxotarras y los recién llegados conversan por las tardes y cenan juntos. Los beneficiarios proceden del Magreb y el África subsahariana. Tienen entre 18 y 26 años, aunque hay un nigeriano de 46. En el templo disponen de un espacio de convivencia y sensibilización para unos beneficiarios que sobrevivirían en la calle, en la extrema pobreza, sin este apoyo.

«Son recién llegados y están muy desprotegidos. Han venido en invierno, que es una etapa más complicada por la climatología», explica el párroco, Javi Garai. La mitad de los beneficiarios solo lleva dos meses en Getxo y otro 30 días. Uno de los problemas principales que tienen empieza por la propia comunicación, puesto que desconocen el idioma. Las fundaciones humanitarias que ayudan a estos jóvenes les ofrecen clases para aprender español y romper esa barrera.

Pero en el punto de encuentro pueden cenar y charlar con personas y familias getxotarras, lo que le otorga una importancia añadida. De un lado, practican la lengua para acelerar su aprendizaje y, de otro, se produce un intercambio cultural con familias de aquí. «La experiencia de compartir está siendo muy positiva», incide el párroco. Hay que tener en cuenta que estas personas han pasado por experiencias vitales durísimas: «Se han jugado la vida; son supervivientes natos que han pasado por situaciones de dificultad, de peligro». Garai pone como ejemplo ilustrativo la reacción de algunos voluntarios en esa primera toma de contacto. «En la primera ocasión que tuvieron de contactar con estas personas, la gente se emocionaba cuando les contaban que habían venido en los bajos de un camión o en pateras».

Más de medio centenar de voluntarios se implica en la acogida de estos jóvenes Atención

¿Y qué sensación tienen los beneficiarios? «Pues esta experiencia de compartir con familias de aquí les aporta mucha tranquilidad, mucha seguridad», comenta Garai. Los jóvenes se sienten arropados en su día a día. En el punto de encuentro reciben apoyo humano. Se les da una posibilidad de integrarse en la sociedad con mayor facilidad y un espacio de intercambio cultural que les enriquece a ellos y a los voluntarios.

Convivencia y sensibilización

Gauean se ha puesto en marcha en colaboración con la Fundación Harribide, y la pretensión es asentarlo y ampliarlo ofreciendo también alternativas de ocio a los beneficiarios. Aunque el objetivo es «contribuir a paliar situaciones de dificultad, a través de una iniciativa de convivencia y sensibilización». Garai destaca que «sin la aportación de los voluntarios no se podría llevar adelante este programa» y resalta que «el voluntariado y la experiencia les ofrecen una cara amable de la gente de aquí. Eso les da a estas personas (beneficiarias del programa) cierto optimismo dentro de la situación tan difícil que atraviesan».

El párroco de San Nicolás subraya «la respuesta muy positiva» de los getxotarras que participan en Gauean y abre la ventana a que si más personas quieren apoyarlo, lo comuniquen a través de la dirección de correo electrónico etorkinak.algorta@harribide.org.

Temas

Getxo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos