«Aquí hay más libertad para crear»

Los estudiantes visitaron primero la facultad y después, la muestra de Alicia Koplowitz en el Museo de Bellas Artes. / FOTOS: LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Los estudiantes visitaron primero la facultad y después, la muestra de Alicia Koplowitz en el Museo de Bellas Artes. / FOTOS: LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Estudiantes y profesores universitarios de Pekín visitan la facultad de Bellas Artes de Leioa

GABRIEL CUESTA LEIOA.

La facultad de Bellas Artes de la UPV de Leioa se convirtió ayer en un museo para los 47 estudiantes y profesores chinos de la Capital Normal University de Pekín, entre ellos su propio decano, Zheng Qu Duan. Móvil y tablet en mano, ninguno quería perder la oportunidad de fotografiar todos los elementos o detalles que les llamaban la atención. Nada quedó sin escudriñar. Y no solo miraban los cuadros y las esculturas. Incluso cotilleaban por encima del hombro e inmortalizaban a dos alumnas centradas en su trabajo, sin despegar los ojos de su libreta a pesar de la inesperada compañía. Aunque parezca extraño, las paredes tuvieron un papel protagonista. Pintadas, carteles, dibujos reivindicativos... Elementos de las instalaciones como cristales o puertas convertidos en arte reivindicativo. Algo que no ocurre en China. «Allí si pintas una puerta, al minuto lo que se hace es cambiarla para que esté impecable», cuenta Molly Liu, una alumna de 30 años de esta universidad pekinesa.

Durante la visita, los estudiantes chinos pudieron ver talleres como el de modelación, pintura, piedra y cerámica. A más de uno frente al caballete le pilló por sorpresa le expedición. «¡Cuánta gente!», exclamaba un joven ataviado con una bata salpicada de pintura. «¿Hay nuevos alumnos?», bromeó su compañero. «En China la facultad es más grande, pero aquí hay más espacios para crear y desarrollar las habilidades artísticas. Es diferente, puedes estar interactuando con gente mientras desarrollas tu propio trabajo», explica Liu. Esta alumna decidió decantarse por la pintura gracias a un profesor de prestigio. «Potencia mucho el arte moderno», apunta esta estudiante. ¿Entonces le ha gustado el Guggenheim? «¡Por supuesto! Sus exposiciones fijas y temporales son fabulosas. Me ha encantado Puppy. Me he hecho una foto con él porque es muy mono», confiesa.

Una alumna y una profesora comentan una obra que han fotografiado.
Una alumna y una profesora comentan una obra que han fotografiado.

Intercambio

«Las obras de los alumnos son muy interesantes y creativas. Expresan profundidad», analiza Lu Yan, otro alumno pequinés. «El método de trabajo que hay aquí te permite más libertad», compara. En su país es más complicado sacar a la luz arte reivindicativo salvo para algunos artistas consolidados.

No solo el museo de titanio ha sido parada de estos jóvenes durante sus dos días en Bilbao. Ayer los 47 alumnos y profesores de la sección de pintura de la Capital Normal University de Pekín también visitaron la muestra de Alicia Koplowitz en el de Bellas Artes, guiados por el docente Jesús Mari Lazkano. Después, hicieron las maletas para continuar con su viaje de 20 días por España. Ya han estado en Barcelona y ahora visitarán Segovia, Madrid, Mérida, Sevilla y Granada. «Nos pidieron hacer la visita. Es una primera toma de contacto para un posible intercambio de estudiantes en un futuro», afirma Iñaki Imaz, director del departamento de pintura de la facultad de Bellas Artes de la UPV. «Sería interesante retomar esa vía, porque hace unos años enviábamos dos estudiantes cada verano a China durante dos meses», explica. La actividad se frenó por el coste que suponía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos