Los jubilados de Romo piden «respeto» al resultado de la consulta sobre su traslado

El presidente de la agrupación, Rafael Martín. / PEDRO URRESTI

La nueva junta directiva defenderá seguir en la actual sede y oponerse a su mudanza a la Kultur Etxea, aunque todos los socios están llamados a las urnas el próximo lunes

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

La consulta para decidir si los mayores del Nagusien Etxea de Romo son partidarios de trasladar su sede a la tercera planta de la futura Kultur Etxea del barrio tendrá lugar el próximo lunes y más de 7.000 socios están llamados a votar. La junta directiva actual hace un llamamiento para que los asociados participen y la decisión sea democrática y vinculante. Todos los integrantes de este órgano admiten que son partidarios de quedarse donde están actualmente, pese a que los responsables del equipo de gobierno del Ayuntamiento abogan por el cambio. Los mandatarios de la agrupación de mayores reclaman que se tenga en cuenta la voz de los mayores en la urna, la de la mayoría, y no la de la junta directiva. «Es un cambio importante, y nos corresponde a nosotros decidir», dice Rafael Martín, presidente de la Nagusien de Romo.

Para informar a la población se han colocado carteles en la sede actual y se pondrán en breve en los paneles informativos municipales que hay en el barrio. En la recogida de firmas realizada previamente estamparon sus rúbricas 630 socios. La campaña de los partidarios de quedarse ya ha empezado, con anuncios de «¡Queremos quedarnos en nuestra casa!» o «¡Para quedarnos aquí, vota sí». También se han puesto carteles en el edificio, con lemas como «El 2 de octubre decidimos» o «No al traslado». La urna estará colocada ese día en la sede de las diez de la mañana a las ocho de la noche.

Martín entra en ese grupo. «La propuesta de trasladarnos supone de ir de algo conocido y cómodo a algo desconocido e incómodo», a su juicio. Las desventajas que ve el actual presidente empiezan en el propio espacio, que en la Kultur Etxea de Romo sería más reducido.

«Se perderá superficie y horas de uso de las instalaciones», remarca. Se refiere Martín a que el Ayuntamiento ha previsto locales en diferentes plantas si se trasladan a la futura Aula de Romo. Esos espacios se les cederían para realizar las diferentes actividades. «Allí tendremos la sede en la tercera planta y si queremos tomar un café tendremos que bajar a la planta baja, donde estará la cafetería, y para leer el periódico habrá que ir a la biblioteca», pone a modo de ejemplo. Sin embargo, en la sede actual concentran todas las actividades en la primera y segunda planta. Incluso dejarían de disponer de un espacio al aire libre del que gozan ahora.

«Esta es nuestra casa»

La teoría de los partidarios de seguir donde están pasa porque en el espacio que ocupan ahora se puede seguir sin grandes inversiones. «Bastaría con limpiarle la cara; pintarlo y poco más para seguir tirando, aunque sería mejor que lo reformaran», comentó un socio que quiso mantenerse en el anonimato. Martín añade a eso que con poner algunos paneles reversibles en la sala de televisión se multiplicarían los usos del actual Nagusien Etxea, que es muy poco frecuentada. El presidente, respaldado por la junta directiva, pide que tengan en cuenta la decisión de los jubilados de Romo para cambiar de sede como plantean los responsables municipales. También los partidos de la oposición son partidarios de que se tenga en cuenta su voluntad y piden que la consulta sea vinculante.

«¿Hay algún motivo por el que nos tenemos que ir, cuando esta es nuestra casa?», se pregunta Martín. Esa incomprensión parte por el valor sentimental que tiene este edificio para muchos jubilados, que de niños estudiaron en aulas situadas en el Hogar del Jubilado.

Temas

Getxo

Fotos

Vídeos