Un joven se encadena para entorpecer la obra de Ibarbengoa

El miembro del colectivo Tosu Betirako que protagonizó la protesta, / T. I.
El miembro del colectivo Tosu Betirako que protagonizó la protesta, / T. I.

T. IZAGIRRE GETXO.

Los integrantes del colectivo Tosu Betirako han iniciado acciones de protesta para paralizar la colocación del vallado rígido que nstala el Gobierno vasco para asegurar la playa de obras y reiniciar la obra del parking disuasorio de Ibarbengoa, que acumula mucho retraso. Los trabajos para el cierre perimetral, que empezaron el lunes, sufrieron ayer un parón porque un joven se encadenó al mediodía en los terrenos anexos donde una retroexcavadora pretendía seguir abriendo la zanja. Si bien los jóvenes apuntaron que las tareas se paralizaron porque la máquina no siguió su tarea, un portavoz de Eusko Trenbide Sareak y los operarios aseguraron a este periódico que el tajo prosiguió.

Consistió en continuar colocando las varillas de hierro en la base para asentar un murete de hormigón que se elevará alrededor de medio metro sobre el suelo. Encima se pondrá una valla rígida de dos metros de altura, aproximadamente, para impedir nuevas incursiones, como la última protagonizada por integrantes de Tosu Betirako. Tras romperlo el 21 de octubre, lograron paralizar los trabajos. Ayer se quejaron porque dos patrullas de la Ertzaintza procedieron «a identificar a tres personas y amenazarles con multarlas». Este colectivo, que cuenta con el respaldo de más de 30 asociaciones, analiza llevar el asunto a los tribunales. Creen que el Ayuntamiento cometió una irregularidad al rechazar el empadronamiento de una persona en la chabola que han construido en la zona. Anteriormente otro joven dilató el arranque de las obras al estar censado en una caseta que derribaron. El Gobierno vasco tuvo que pedir al juez una orden de desalojo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos