Indumetal niega prácticas ilegales en el tratamiento de residuos peligrosos

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

Indumetal Recycling, la empresa de reciclaje investigada por supuestamente desprenderse de manera irregular de sustancias peligrosas para la salud y para el medio ambiente, ha negado estar cometiendo prácticas ilegales en la gestión de los residuos que recibe para ser tratados en sus fábricas. En una nota pública, la firma –que tiene una de sus bases en la localidad vizcaína de Erandio- salió así al paso del comunicado emitido hace unos días por la Dirección de la Guardia Civil, en el que informó sobre la investigación abierta desde 2015 con la sospecha de que sólo una parte de los aparatos que llegaban allí eran descontaminados, como exige la normativa, mientras que la mayoría eran triturados. El Seprona, su unidad especializada en delitos medioambientales, afirmó que esta empresa podría gestionar 2.000 toneladas de estos residuos sin cumplir con los requisitos legales para ello, a pesar de estar autorizada para llevar a cabo esa gestión.

Desde Indumetal han afirmado que la investigación, coordinada por la Fiscalía de Medio Ambiente, se inició por una denuncia «anónima» –no por una actuación de oficio- y que, en todo caso, se encuentra en una fase «inicial», por lo que –según dicen- no se puede afirmar «que existan prácticas ilegales». Además, la empresa, que se define como «líder en la gestión» de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos o chatarra electrónica, insiste en que ha mostrado una «total colaboración» con las autoridades desde el primer momento y destacaron que nunca han recibido un «expediente sancionador» por parte de las «administraciones competentes». También niega rotundamente que 10 miembros del equipo técnico y directivo hayan sido puestos a «disposición de la autoridad judicial». Estas personas –explicaron- han sido únicamente citadas a declarar por la Guardia Civil para tomarles declaración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos