La incógnita sobre la ejecución del tranvía de Leioa dilata la reforma de Sabino Arana

Infografía de la arteria una vez culminado el proyecto /AYUNTAMIENTO DE LEIOA
Infografía de la arteria una vez culminado el proyecto / AYUNTAMIENTO DE LEIOA

El Ayuntamiento está «a la espera» de una respuesta del Gobierno vasco para licitar el proyecto, que incluye una plataforma para el tren ligero

TERRY BASTERRA LEIOA.

La ansiada peatonalización de la calle Sabino Arana tiene que esperar un poco más. Por esta céntrica vía está previsto que discurra el tren ligero que conectará el metro con la Universidad pero el proyecto, ultimado - las obras, que incluían la habilitación de una plataforma tranviaria, iban a arrancar en enero-, aún no ha salido a licitación. El tranvía de Leioa lleva años paralizado y sigue en vía muerta. Y el Consistorio ha trasladado al Gobierno vasco el rechazo que existe entre una parte importante de los vecinos y comerciantes de esta calle hacia esta infraestructura y está a «la espera» de que el Ejecutivo autonómico tome una decisión al respecto, tal y como indica la alcaldesa, Mari Carmen Urbieta.

El equipo de gobierno leioaztarra está «trabajando con el Gobierno», pero le «urge» tener una respuestapara modificar el proyecto de la calle o dejarlo tal cual. De no haber ninguna novedad, el Ejecutivo local podrá iniciar el proceso de licitación «cuanto antes», previsiblemente a principios del año que viene, para que estas millonarias obras, que se prolongarán «cerca de un año», den comienzo en 2018.

Fue el pasado junio cuando el gobierno municipal que encabeza Urbieta constató el «rechazo importante» existente hacia el tranvía entre los vecinos y comerciantes de esta calle. Aquel mes celebraron un encuentro con estos colectivos para presentarles el proyecto de urbanización de la vía y se encontraron con aquella «sorpresa». «En lugar de verlo como un medio vertebrador», como lo percibe el Ayuntamiento, lo consideran «un problema de seguridad, más aún cuando Sabino Arana va a ser peatonal».

Por ello el Consistorio optó entonces por abrir un periodo «de reflexión» y trasladar esta problemática al Gobierno vasco, que es el promotor del proyecto y quien tiene la decisión sobre su construcción. La postura de Urbieta es seguir apostando por esta infraestructura, que califica de «necesaria» para la Leioa del presente y del futuro.

«Necesaria»

Entiende la regidora que este tren urbano permitirá unir de forma ágil los distintos barrios de esta localidad y dar una alternativa cómoda de transporte público a los vecinos y usuarios que conecte el metro con la UPV y el parque tecnológico anexo a la Universidad, un lugar donde se generará una importante cantidad de empleo una vez se desarrolle y se empiecen a asentar empresas. Señala a su vez la mandataria local que un temor similar generó también la instalación del tranvía en algunas zonas de Vitoria. Por ello recalca la importancia de «seguir escuchando a los vecinos y tratar de quitar esos miedos» que puedan tener en Sabino Arana.

Tampoco se olvida la alcaldesa que en otras zonas de Leioa ven con buenos ojos este transporte y hay vecinos que compraron sus viviendas en algunos puntos de municipio contando con que esta infraestructura discurriría junto a ellas. EH Bildu, mientras, mantiene su rechazo a este medio de transporte. «El tranvía haría inviable la remodelación del centro. Estamos dispuestos a consensuar una alternativa de transporte que conecte los barrios de Leioa y la UPV», dijo el edil Aritz Tellitu.

Temas

Upv, Leioa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos