La huelga en los polideportivos de Erandio se enquista y amenaza con una fuga de abonados

La plantilla está organizando varias actividades de protesta, como clases, kalejiras y chorizadas. / I. PÉREZ
La plantilla está organizando varias actividades de protesta, como clases, kalejiras y chorizadas. / I. PÉREZ

La protesta cierra las instalaciones los fines de semana, obligando a los clubes a jugar en otros recintos. Hay 300 quejas de usuarios

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA ERANDIO.

La plantilla de Bi Sport, la adjudicataria de la gestión de los polideportivos de Erandio, cumplió ayer dos semanas de huelga. El conflicto laboral está enquistado mientras los usuarios pagan las consecuencias. Los equipamientos cierran los fines de semana, cuando libran los empleados municipales que trabajan en ellos. La huelga también ha limitado el horario de las instalaciones entre semana, ya que obliga a clausurar uno de los polideportivos a las 19.30 horas en vez de a las 22.00. Ello provoca que muchos clubs de la localidad tengan que desplazar sus entrenamientos, y que no puedan disputar los partidos como locales. Algunos deben alquilar instalaciones, hablar con los rivales para jugar en sus terrenos, o pedirselos «prestados» a otros equipos.

Mientras, la última reunión mantenida el pasado 21 de noviembre entre la gerencia y los representantes de la plantilla de Bi Sport se saldó con un absoluto fracaso. «La empresa acudió sin ninguna voluntad de negociar y demostrando una falta de respeto total a los trabajadores y a los miles de usuarios», apuntaron fuentes del sindicato ELA, único con representación.

Desde el sindicato nacionalista pidieron una mayor implicación a los responsables municipales. La plantilla solicita mejoras salariales, una reducción de la jornada anual para que la mayoría, con contratos parciales, accedan a una mayor estabilidad y reduzca la precariedad en la firma. Además, exige formación en reciclaje deportivo y euskera. Los trabajadores continuarán realizando movilizaciones a pie de calle. El 3 de diciembre una marcha arrancará a las 10.00 horas del polideportivo de Altzaga, desde donde se dirigirán hacia Astrabudua, para concluir en la plaza del Ayuntamiento. Esperan contar con la participación de los usuarios afectados.

600.000 euros al año

El edil de Deportes, Josean Pérez, destacó ayer que «estamos haciendo todo lo posible para que las partes se sienten a negociar y solucionar el conflicto». El lunes, ha convocado dos reuniones, con los trabajadores y con la dirección de la firma, a las que asistirán todos los portavoces municipales. Las quejas, mientras, aumentan. Los usuarios han tramitado ya 300, la mayoría reclamando la devolución de las cuotas, «a las que daremos respuesta», asegura Pérez. En la actualidad, hay unos 3.000 abonados. El grupo de EH Bildu en el Ayuntamiento recordó en un comunicado que «ya hubo dudas en el proceso de selección de esta empresa, cuando el propio responsable de Deportes se ausentó del pleno para no participar en la adjudicación del contrato». Su grupo, el PSE, que forma gobierno con el PNV, se abstuvo en este punto de la sesión de octubre de 2016. El Ayuntamiento otorgó a Bi Sport el contrato por 600.00 euros anuales durante cuatro años, prorrogable otros dos. Esta empresa participa en la gestión de las instalaciones desde 2012.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos