«La Gran Vía está espectacular»

Los mayores disfrutaron mucho de esta excursión navideña solidaria. Taxistas de diversos municipios colaboraron con la iniciativa. / PEDRO URRESTI
Los mayores disfrutaron mucho de esta excursión navideña solidaria. Taxistas de diversos municipios colaboraron con la iniciativa. / PEDRO URRESTI

Más de 26 taxistas llevan a 60 mayores de la residencia del IFAS de Leioa a disfrutar de un paseo navideño por la capital vizcaína

TERRY BASTERRA LEIOA.

Un regalo mutuo. Eso es lo que se hicieron ayer taxistas y residentes del centro asistencial que la Diputación tiene en Leioa. Los primeros les ofrecieron un viaje en taxi gratuito a Bilbao para que pudiesen disfrutar de la iluminación navideña. Los mayores obsequiaron a los conductores con su felicidad y con una alegría contagiosa por abandonar un día la rutina diaria en la residencia de la mano de unos desconocidos que ahora serán unas personas a las que jamás olvidarán.

Poco después de las cuatro de la tarde de ayer, 26 taxis llegados de Getxo, Leioa, Bilbao, Portugalete y Barakaldo - la mayoría, de la entidad Elite Taxi- comenzaron a recoger en el la puerta del centro asistencial a estos cerca de 60 pasajeros especiales. Con nervios por subirse a los coches, los mayores se agolpaban en la entrada del edificio mientras las trabajadoras les iban ubicando en los vehículos. María Jesús Alonso era una de las que se subió a los últimos coches. Para esta bilbaína nacida en la calle Castaños la salida de ayer era especial también por otro motivo. «Vuelvo a Bilbao después de tres años. Tengo mono de mi ciudad, de mi barrio y de mis vecinos», comentaba mientras esperaba que el taxista comenzara a circular. Durante el trayecto no paraba de preguntarse cómo habría cambiado su hogar, porque durante sus últimos años en la villa apenas había visitado otros puntos de la ciudad que no fuesen en su barrio. «Azkuna le dio una vuelta. Con razón le nombraron el mejor alcalde del mundo», afirmaba con orgullo mientras el taxi la llevaba por un Zorrozaurre que no reconocía para acceder después a la Gran Vía por el puente del Euskalduna. «Carola, qué guapa te han dejado», exclamó al ver la histórica grúa, vestigio de la industria naval bilbaína.

La tristeza de Don Diego

La expresión de su rostro pasó del cariño al asombro al llegar a la arteria principal de Bilbao. «La Gran Vía está espectacular así con los árboles de este azul», pensaba en voz alta, para retornar su gesto a la ternura al pasar por delante de históricos establecimientos comerciales como la pastelería Arrese. Tal era la cantidad de luces que veía por todos lados que no dudó en mostrar su sorpresa al llegar a la plaza Circular.

«¿Y a Don Diego no le han puesto nada de Navidad? Qué triste que se le ve». Delante del Ayuntamiento la esperaba uno de los motivos que María Jesús tenía anotados para este trayecto. «Había visto esta bola de Navidad por la tele, pero en persona es todavía más bonita. Me encanta», expuso. Pero el verdadero regalo para esta bisabuela que permaneció seis años ingresada en el hospital de Gorliz durante su juventud y trabajó como cocinera y en una pescadería gran parte su vida le esperaba más adelante. El taxista Unai González tenía para ella una sorpresa: un recorrido por el barrio donde vivió y al que no volvía desde hace años. Un trayecto en el que tuvo tiempo de pasar por delante de su casa y saludar a vecinos como José, el de la taberna 'Esperando a un amigo', quien le prometió visitarla en la residencia la próxima semana.

«Hacer cosas por los demás es algo que te llena como persona», apuntó González tras el recorrido. Las trabajadoras de esta residencia destacaban la importancia del gesto benéfico que habían tenido los conductores y que se repetirá en varias ciudades más del país durante esta semana. «Para los mayores ha sido una alegría. Para ellos, salir un día del centro es como hacerse un viaje a Nueva York para cualquiera de nosotros», aseguraba Marian Catalá, enfermera supervisora del centro, quien recalcaba que «las personas que estamos todos los días con ellos verles con las caras de alegría que tienen hoy supone una felicidad enorme».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos