Gorliz crea nuevos bonos de la OTA para empleados, vecinos y veraneantes

Vecinos y comerciantes de Gorliz durante la manifestación celebrada ayer en contra de la OTA./ TXEMA IZAGIRRE
Vecinos y comerciantes de Gorliz durante la manifestación celebrada ayer en contra de la OTA. / TXEMA IZAGIRRE

El Ayuntamiento aprueba en un pleno convocado de urgencia incluir además la tarifa por hora en las plazas reguladas por la zona verde

TERRY BASTERRA GORLIZ.

La ordenanza de la OTA en Gorliz tiene lagunas y dificultades de interpretación. El Ayuntamiento lo sabe y reconoce que está siendo duro para políticos y trabajadores su implantación por el importante rechazo social generado en la población y las dudas creadas. Para tratar de dar una solución a buena parte de las demandas que les han trasladado durante estos días vecinos, veraneantes y comerciantes el Ayuntamiento aprobó ayer una serie de «soluciones transitorias» que se aplicarán ya este verano y que han sido aceptadas por la empresa que presta el servicio.

Entre las más destacadas está la creación de nuevos bonos de usuarios para casos que no estaban recogidos en la ordenanza en vigor, y que será modificada después de verano. Hasta ahora los residentes en el municipio que pagasen el impuesto de circulación en Gorliz estaban exentos de abonar la OTA en la zona azul y la verde -en la roja que es la que regula los aparcamientos de las playas paga todo el mundo-, mientras que los propietarios de una segunda vivienda por la que abonasen el IBI tenían opción de acceder a dos bonos como usuarios de alta frecuencia de 30 y 50 euros. Eso sigue igual, pero ahora se incluyen nuevas figuras.

Las personas empadronadas pero que pagan el impuesto de circulación en otro municipio pueden acceder a un bono de 30 euros. El mismo importe es el que tienen las tarjetas a las que pueden obtener quienes trabajan en Gorliz pero residen en otras localidades. A ellos se las tienen que gestionar las empresas para las que desarrollan su actividad laboral aportando una serie de requisitos como el contrato. De esta medida se benefician los empleados no empadronados del comercio, la hostelería o entidades públicas como el colegio.

Los veraneantes con un acuerdo de alquiler regulado por el Gobierno vasco tendrán la consideración de usuarios de alta frecuencia.

Además el Ayuntamiento ha creado otro bono al que pueden acceder todas las viviendas que abonen el IBI de 80 euros. Esta tarjeta la pueden adquirir veraneantes y residentes. Estos últimos podrán sacarlo para cedérselo a un vehículo a familiares o amigos que acudan a pasar el verano con ellos en Gorliz.

Así mismo se ha aplicado una tarificación horaria a la zona verde. Habrá opción de pagar un euro por hora aparcado, cuando hasta ahora solo permitía abonar 5 euros, por media jornada, u 8 por el día entero. El resto de tarifas se mantienen iguales, aunque en la zona azul las máquinas no permiten aún estacionar los primeros 30 minutos de forma gratuita. Hay que abonar 5 céntimos. Estos dispositivos serán sustituidos en unas semanas, cuando la OTA comience a funcionar a pleno rendimiento y no de forma transitoria como en la actualidad.

Estas medidas fueron aprobadas en un pleno extraordinario celebrado a primera hora de la tarde de ayer y convocado de urgencia apenas unas horas antes. La previsión del gobierno local es que se puedan comenzar a tramitar a partir de este lunes.

La sesión plenaria contó con presencia de público. Entre los asistentes estaban Susana Gil y Arantza Allende, presidenta y directiva de la asociación de comerciantes local, respectivamente. Ambas aseguraban que la OTA en Gorliz -este verano se aplica por primera vez- está afectando ya de forma negativa al comercio local. «Tenemos clientes que nos dicen que no van a venir mientras esté la tasa y veraneantes que se están pensando si alquilar esta temporada un piso», destacaban estas comerciantes, para quienes «Gorliz es un pueblo que vive del verano, pero ahora no va a tener de qué vivir».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos