EL DATO

El Gobierno vasco retoma las obras del parking de Ibarbengoa tras reforzar la seguridad

Vista del terreno en el que se desarrollarán los trabajos. /  LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Vista del terreno en el que se desarrollarán los trabajos. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El tajo, adjudicado hace más de un año, seguirá adelante tras levantar un vallado que evita «injerencias» de la plataforma que ocupó la zona con huertas

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Las obras de construcción del parking de Ibarbengoa se retomarán esta misma semana, después de que recientemente se levantara un vallado de seguridad para que el tajo, que se adjudicó en diciembre de 2016, no acumule más retrasos. Un portavoz de Euskal Trenbide Sarea apuntó ayer que la situación es de «normalidad. Ha habido que hacer la instalación de este perímetro por razones conocidas. A partir de ahí, se trata de ejecutar el proyecto». La pretensión es que no surjan más problemas a la hora de levantar este aparcamiento disuasorio soterrado de 304 plazas, que se ha encontrado con una verdadera carrera de obstáculos y acumula un ostensible retraso a causa de las movilizaciones y acciones de protesta del colectivo Tosu Betirako, que ha conseguido el apoyo de más de 30 asociaciones vecinales, entre ellas, la de Andra Mari, el barrio en el que se desarrollan las labores.

La finalización de esa infraestructura es crucial, según el Ayuntamiento, para abrir la estación fantasma de Ibarbengoa, concluida en 2012 y que sigue sin utilizarse al tratarse de un apeadero ubicado en una zona donde solo hay una docena de caseríos y casas.

3,6
millones es el importe por el que el Gobierno vasco adjudicó el tajo a principios de diciembre de 2016.

Desde Tosu Betirako denuncian que el parking será el principio del fin del último reducto rural de Getxo, pues incrementará la presión sobre los terrenos edificables y despertará el plan, ahora aparcado, de poner en marcha un parque científico y tecnológico de empresas. El Gobierno vasco defiende que el parking, que costará unos 70 céntimos a los usuarios del metro, será un punto de atracción para usuarios de toda Uribe Kosta que se acercarán a Ibarbengoa en sus vehículos para luego desplazarse en el suburbano a sus lugares de trabajo.

Desalojo

Pero como aún no se ha entrado al tajo, la pretensión es «darle normalidad a la ejecución del proyecto», según indicó el portavoz de ETS. Los trabajos se tuvieron que dejar pocos días después de empezarlos. Primero se tardó más de lo debido porque había una persona empadronada en una caseta que se instaló en la zona de obras y precisaron de una orden judicial de desalojo. La Ertzaintza evacuó el campamento de los integrantes de Tosu Betirako y derribó la chabola que durante un par de años albergó actividades culturales.

Entonces, las excavadoras iniciaron el tajo limpiando el terreno y vallando el perímetro de la obra. Pero algunos integrantes del colectivo derribaron la verja el pasado 21 de octubre y se encadenaron en la zona.

Por ello, el Gobierno vasco decidió adjudicar por la vía rápida la construcción de un cierre de seguridad en el entorno donde se llevarían a cabo los trabajos. Ese tajo arrancó el 27 de noviembre, para sufrir un parón dos días después al encadenarse un joven en los terrenos anexos donde una excavadora pretendía seguir abriendo la zanja. Pero el muro actual que se ha levantado es más sólido, con una base de hormigón de unos 50 centímetros de altura sobre la que han instalado una valla rígida de unos dos metros más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos