El Gobierno vasco instalará un nuevo cierre de seguridad para retomar las obras en Ibarbengoa

La plataforma que se opone al parking anunció el sábado la convocatoria de la protesta. / T. BETIRAKO
La plataforma que se opone al parking anunció el sábado la convocatoria de la protesta. / T. BETIRAKO

El colectivo getxotarra Tosu Betirako llama a todos los vecinos a participar en una manifestación el sábado contra el equipamiento

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Las obras del parking de Ibarbengoa vuelven a estar paralizadas después de que varios obreros procedieran hace dos semanas a la retirada de la maquinaria que había sido instalada. Y ya sufren meses de retraso, ya que la intención del Gobierno vasco era que se iniciaran en enero tras adjudicarlas en diciembre de 2016 por 3,6 millones de euros a las compañías Dragados y Geotecnia y Cimientos.

El colectivo Tosu Betirako, que desde hace dos años protagoniza una acampada de protesta contra el aparcamiento, atribuyó la última suspensión del tajo a la multitudinaria acción que protagonizaron el 21 de octubre, cuando, tras ser desalojados unos días antes por la Erzaintza, 150 personas volvieron a ocupar una zona cercana a la obra que es de propiedad privada, lo que impide la actuación policial porque está fuera de los aproximadamente 10.000 metros cuadrados expropiados para llevar adelante el proyecto. El Gobierno vasco podría enfrentarse a una indemnización millonaria si la contrata claudicase y quiere que retome la obra cuanto antes. Para ello, colocará un cierre de seguridad que tenga más garantías que el anterior, y que permita desarrollar los trabajos con normalidad. La pretensión es dar luz verde a un trámite administrativo para la concesión directa de la instalación del vallado.

«Faraónico»

La plataforma que organiza las numerosas movilizaciones en contra de la construcción de esta infraestructura llama a los vecinos a participar en la manifestación que tendrá lugar el sábado, a las 12.30 horas, desde Telletxe. «Esta obra faraónica es solo la punta del iceberg. Está el destrozo del barrio de La Humedad y el despilfarro en la Kultur Etxea de Romo y el Getxo Antzokia», explican. Creen que el parking atraerá a más gente a una zona donde actualmente hay una decena de caseríos. Será el primer paso para abrir la estación de Ibarbengoa, lo que daría «lugar» a disponer de unos terrenos golosos en los que aumentaría la presión para resucitar el proyecto aparcado de construir 8.000 viviendas en Andra Mari, opinan. Además, este servicio de transporte también serviría para que prosperase la propuesta de construir en la zona un parque empresarial de última generación, como ya se planteó la anterior legislatura. Les apoyan la asociación de vecinos del barrio de Andra Mari, la federación Auzokideok y partidos de la oposición como EH Bildu y Guk. Incluso Libres Getxo, sin representación municipal, denuncia que el parking será el fin del último barrio rural. El portavoz de Libres, Alejandro Zabala, apunta que «no creemos que sea casual la construcción de una estación fantasma en Santa María. El aplazado plan general urbanístico es la asignatura pendiente para un Ayuntamiento que no cesa en su interés por un proyecto que nada aporta y tanto oculta. Estaremos enfrente de quienes quieran acabar con nuestro ecosistema para seguir ganando dinero», dijo.

Compromiso

El alcalde de Getxo, Imanol Landa, defiende esta infraestructura «necesaria» para la entrada en funcionamiento de la séptima estación de metro en la localidad. El apeadero no se abrirá hasta que construyan el polémico parking de 304 plazas, dos de cuyas tres plantas serán soterradas. La tercera estaría integrada en la propia estación. «Cuando muchos sueñan con que el metro se acerque, me parece muy difícil entender la oposición a una nueva estación», contestó a los jóvenes de Tosu el alcalde. Imanol Landa incidió en que son «conscientes de lo que supone tener accesible el metro». El parking permitirá, por un precio de 70 céntimos, a los usuarios del suburbano «dejar el coche aparcado todo el día con parámetros de seguridad». Ibarbengoa atraerá a vecinos del municipio y de toda la comarca, según vaticinó, porque muchos se beneficiarán de «frecuencias mejores». En los pueblos de la zona hay que esperar 20 minutos, algo que no sucede en Getxo, que será el municipio con más estaciones tras la capital, Bilbao. Landa recordó que construir el aparcamiento compete al Gobierno vasco y no al Ayuntamiento. Sin embargo, incidió en que ese parking se incluyó en los programas electorales del PNV y PSE. Por tanto, se trata de «un compromiso». Además, defendió que reducirá el número de vehículos que circulan por la ciudad.

Fotos

Vídeos