El Gobela se arma para afrontar la invasión del plumero de La Pampa

Las invasoras se han convertido en un problema en toda la comarca. /PEDRO URRESTI
Las invasoras se han convertido en un problema en toda la comarca. / PEDRO URRESTI

El Gobierno vasco planta especies de ribera el cauce getxotarra entre los puentes de Leioa y Salsidu para defenderlo de la vegetación exógena

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Las especies invasoras arraigan más en superficies degradadas y abandonadas. Es lo que sucedió en el Gobela, un río cuya limpieza y mantenimiento periódico siempre han exigido los afectados por las inundaciones de 2008. La preocupación por este problema en la río comenzó mucho antes. Ahora, después de siete años de obras de encauzamiento para evitar más anegamientos, la lucha contra estas plantas tóxicas que inundaron sus riberas es la tarea principal en la que están enfrascados URA (Agencia Vasca del Agua) que depende del área de Medio Ambiente del Gobierno vasco y el Ayuntamiento de Getxo, que han emprendido esta semana los trabajos para dar vida a las especies autóctonas y erradicar las contraindicadas 'Fallopia Japónica' y 'Cortaderia Selloane' o plumero de La Pampa. La actuación se lleva a cabo entre el puente de Leioa, frente al hotel Artaza, y aguas arriba del puente de Salsidu.

Consiste en restar el espacio a plantas que generan numerosos problemas con su tremenda expansión y poner en su lugar especies típicas de la ribera. Según las zonas, han poblado las riberas de plantas tapizantes, trebolillo, arbustos o árboles. Entre estos últimos están el mimbre de río, el fresno, el aligustre o el aliso. Cuantas más plantas autóctonas se siembren, más fuerte será el «muro» de defensa ante el plumero y demás especies tóxicas.

Desde URA resaltaron que eso requiere «mantener la vegetación autóctona en los tramos en los que sea posible». A la par, hay otras labores que se realizan, como la retirada elementos voluminosos. En Gobela se ha llegado a retirar un chopo que había caído en mitad del río.

«Son también espacios públicos de gran valor ecosistémico que cruzan nuestros pueblos y ciudades, y cuyo buen mantenimiento requiere tanto de la conservación de sus riberas y cauces con la vegetación autóctona en los tramos donde sea posible, como la retirada de residuos sólidos urbanos y elementos voluminosos que puedan obturar el cauce», explicó un portavoz de la Agencia Vasca de Agua. Aparte de eso, la Administración local «viene destinando una partida para el mantenimiento de los ríos del municipio, no únicamente en los tramos urbanos por donde discurren sino en otros ámbitos, prestando especial atención al propio cauce y sus riberas». Las labores se enmarcan en el protocolo de colaboración firmado entre el Ayuntamiento de Getxo y la Agencia Vasca del Agua para el mantenimiento conjunto de los cauces y márgenes de los ríos y arroyos. En abril, la Agencia realizó el desbroce de 19.232 metros cuadrados de áreas inundables en Neguri-Langile.

Campañas vecinales

Pero las actuaciones realizadas por ambas administraciones no convencen a los afectados por el río, que critican su «escaso mantenimiento» desde hace muchos años. No obstante, la mejora se nota en la actualidad, aunque piden más información sobre lo que se hace. «Parece que por fin se avanza en la dirección adecuada, pero aún queda mucho por concretar y mejorar». Según apuntan desde la asociación, siguen «sin conocer los términos y alcance del reclamado acuerdo interinstitucional». Los vecinos de Neguri Langile incluso protagonizaron sus propias campañas de erradicación de especies invasoras y de plantación de vegetación autóctona. Comenzaron a desbrozar el terreno de forma esporádica. Sus sucesivas acciones abrieron una brecha natural que hizo retornar la estampa de los juncos, perdida hace lustros en el barrio.

Temas

Leioa, Getxo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos