Getxo sumará un nuevo ascensor entre La Humedad y Aiboa

Las tareas de urbanización en esta zona cercana a Fadura comenzaron hace dos años. / TXEMA IZAGIRRE
Las tareas de urbanización en esta zona cercana a Fadura comenzaron hace dos años. / TXEMA IZAGIRRE

Se instalará tras finalizar la urbanización del sector Iturribarri, que podría albergar más de 500 pisos, para acercarlo al centro de Algorta

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Las obras de urbanización del sector urbanístico de Iturribarri entran en su controvertida recta final. Los trabajos terminarán este mismo trimestre, antes de fin de año. «Ya hay solicitudes de licencia de obra presentadas para alguna unidad», admitió ayer un portavoz del Ayuntamiento de Getxo. Los trazados de las nuevas calles se pueden observar porque están asfaltados. Para 2018 se espera arrancar la construcción de las viviendas previstas en la zona - se podrán construir más de 500, entre libres y de VPO- y con su conexión con Aiboa a través de un ascensor. Algunos vecinos creen que «hay pocos aparcamientos», pero lo más importante para muchos de los residentes es la conexión prevista con un elevador entre las calles Arene Ondo y Arene.

Así se salvaría parte del gran desnivel existente entre esta zona cercana a la vega de Fadura y las proximidades de Aiboa. «Aquí hemos estado aislados siempre, hay mucha gente mayor viviendo y resulta imposible ir a la parte alta si no es en coche», comentó Marta, una vecina de la zona.

Parque infantil

El gobierno local -formado por PNV y PSE- defiende el desarrollo de esta área que hasta hace unos pocos meses ofrecía una postal de huertas y chabolas que usaban algunos vecinos. Para arrancar con el proyecto del ascensor es necesario finiquitar la urbanización. «Primero tienen que terminar las obras para poder conectar la parte baja de Algorta con Aiboa, que hasta ahora tenía la barrera geográfica y la física del corredor de Uribe Kosta».

El responsable de Urbanismo, Joseba Arregi, explica que habrá un parque infantil en la zona de Arene Ondo, en la parte inferior de las casitas cercanas a las vías que están al otro lado de la calle Euskal Herria. Actualmente no hay equipamientos para niños en la zona. Los más próximos son los situados en la zona del parque de Gernika, en Neguri Langile, y en 'las dos uves'. El gobierno local también ensalza la conexión con una zona alta en la que se aglomeran los servicios. Allí está el ambulatorio de Alango, la Casa Consistorial, los juzgados, la oficina de Hacienda, la haurreskola o las dependencias de Servicios Sociales, entre otros. Aparte de eso está la mejora de los viales, que han sido los peores de Algorta durante décadas: con un solo carril y un estrecho pasillo peatonal pegado a las antiguas viviendas bifamiliares de La Humedad.

Pero la urbanización de Iturribarri se encontró con una férrea negativa previa a su arranque. Los vecinos, a muchos de los cuales expropiaron viviendas o huertas, protagonizaron varias acciones de protesta. Desde la oposición se quejaron de que se trata de meter más hormigón en una zona de afección del río, de modo que el Gobela soportará más avenidas al quitarse la 'esponja' natural de tierra.

Fotos

Vídeos