Getxo salda una «deuda histórica» con tres víctimas del franquismo

El acto de homenaje se ha celebrado al mediodía en el salón de plenos. /LUIS ÁNGEL GÓMEZ
El acto de homenaje se ha celebrado al mediodía en el salón de plenos. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El alcalde, Imanol Landa, resalta el «enorme déficit de reconocimiento» acumulado por la institución municipal

TXEMA IZAGIRRE

Los partidos de Getxo rindieron este mediodía un emotivo homenaje a las víctimas a tres víctimas de abusos policiales durante el franquismo, con motivo del Día de la Memoria, salvo el PP, que celebró un acto paralelo una hora antes en las inmediaciones de la Casa Consistorial. Representantes del PNV y PSE –al frente del gobierno local- estuvieron en el salón de plenos junto a los portavoces de Guk –formación que aglutina a Podemos, Esker Anitza, Equo e Independientes de Getxo-, EH Bildu y Ciudadanos. El alcalde, Imanol Landa, resaltó que con ese acto se saldaba en parte «una deuda, que desde hoy mismo queremos abordar y paliar en lo posible, sabedores como somos del dolor, la soledad, la angustia, la incomprensión e incluso, en algún caso la estigmatización con la que, habéis vivido tantos años sus familiares».

El primer edil reconoció «la realidad del enorme déficit de reconocimiento acumulado por la institución municipal en relación con todas y cada una de las víctimas allí presentes». Al homenaje acudieron familiares de Félix Arnáiz Maeso, un joven que murió a los 20 años de edad por un disparo a quemarropa en el pecho cuando se encontraba retenido en un vehículo de la Policía Municipal de Getxo, en el barrio de Romo, el 2 de agosto de 1969. Su hermano Francisco Javier, que acudió junto a sus hermanas Andrea e Isabel, recogió la placa conmemorativa para agradecer «un reconocimiento que llega tarde», pero que les causó satisfacción: «No sabéis la alegría que nos dáis», dijo emocionado.

También recogió la placa la hija de Alfredo San Sebastián, un vecino de Algorta que murió a los 24 años por el disparo a corta distancia de un guardia civil de paisano. Aquel 15 de junio de 1975 ella tenía sólo cinco meses. Ayer, en euskera, apuntó que para los allegados de Alfredo «el Día de la Memoria es cada día», después de lo sucedido. Junto a ella estuvieron su hija, Nerea, y la madre de la víctima, María Ángeles Bidaurrazaga.

La otra persona a la que se le brindó este reconocimiento fue a Felícitas María Alexanda, una mujer alemana, afincada en Neguri, que resultó herida grave en San Sebastián el 27 de mayo, al ser alcanzada en la cabeza por un disparo cuando viajaba en el automóvil que conducía su hija por la autopista Bilbao-Behobia. Felícitas murió días después, el 2 de junio, pero sus familiares deben de residir en el extranjero porque no les han podido localizar desde el Ayuntamiento de Getxo.

El acto de reconocimiento y reparación a las víctimas viene avalado por el documento ‘Retratos municipales de las vulneraciones del derecho a la vida en el caso vasco 1960-2010’, elaborado por la Secretaría General para la Paz y la Convivencia del Gobierno Vasco, dirigida por Jonan Fernández. En esta misma localidad vizcaína, el 1 de diciembre se rendirá homenaje a las víctimas en la plaza de San Ignacio, donde está el monumento ‘Guztien Etxea’, mientras que el 3 de febrero será el turno de aquellas de las de la Guerra Civil y el franquismo. Este acto será junto a la escultura de ‘Oroimenez liburua’, en La Galea.

Fotos

Vídeos